El drenaje subterráneo de carreteras y su campo de acción

El drenaje subterráneo de carreteras y su campo de acción

El drenaje subterráneo de carreteras es una actividad que consiste, como su propio nombre indica, en un drenaje del suelo, aunque aquí debemos destacar una serie de aspectos sobre esta labor.

El drenaje subterráneo de carreteras

En este post hablaremos de los métodos en los que se llevan a cabo este drenaje subterráneo de carreteras, así como los elementos necesarios para hacer estas acciones en la tierra.

La principal misión del drenaje subterráneo es controlar y limitar la humedad existente en la explanada, además de las diferentes capas que haya sobre el firme del asfalto. Y para ello debemos tener en cuenta una serie de condiciones. La primera es cortar y desviar las corrientes subterráneas antes de que arriben a la propia carretera.

No obstante, si el nivel freático es alto, debe mantenerse una distancia de consideración sobre el firme. Igualmente, las capas del firme deberán ser saneadas con el objetivo de evacuar el agua que pudiera infiltrarse en ellas.

El drenaje del suelo

Por otro lado, tenemos que controlar los elementos del drenaje subterráneo, justificando siempre tanto su elección como su adecuación a cada proyecto. De esta forma, debemos saber que normalmente tendremos que controlar tanto las zanjas drenantes como las pantallas y tuberías drenantes.

Igualmente, también son importantes elementos como los filtros y los materiales drenantes, los colectores, las arquetas y pozos de registro, las láminas impermeables, los mantos drenantes, los drenes en espina de pez, los tacones drenantes, los drenes de interpretación, los contrafuertes drenantes, los drenes californianos, los pozos, las galerías de drenaje y los trabajos geotécnicos específicos. Y, en algunas ocasiones, hasta otros elementos o sistemas de drenaje subterráneo

En conclusión, siempre que vayamos a realizar un drenaje subterráneo de carreteras o un drenaje suelo habremos de tener controlados todos estos factores para llevar a cabo un trabajo óptimo.

Causas y efectos de las humedades por capilaridad en las construcciones

Causas y efectos de las humedades por capilaridad en las construcciones

Las humedades por capilaridad son una problemática existente en muchas clases de construcciones, sobre todo edificios y viviendas antiguas. Está provocada por el ascenso del agua desde el subsuelo sobre el que se sitúa la construcción a través de los materiales, principalmente porosos (como el cemento), que forman parte de esta. Progresivamente, este agua va ascendiendo por evaporación a través de los muros y las paredes del edificio.

Causas de las humedades por capilaridad

Entre las principales causas que producen la aparición de este problema, destacamos:

El terreno sobre el que se asienta la construcción, es incapaz de drenar eficientemente el agua, que comenzará a ascender por capilaridad a través de los muros y paredes de esta. Este fenómeno es particularmente importante en las épocas de lluvia, ya que es cuando al terreno le llega mayor cantidad de agua.

– Existencia de aguas subterráneas bajo el terreno sobre el que se asienta la construcción.

– Defectos en la construcción: por ejemplo, el incorrecto uso de los materiales aislantes y de revestimiento.

Efectos de las humedades por capilaridad

Entre sus efectos, destacamos:

– Aroma a humedad en la vivienda.

– Abombamiento de la pintura que reviste la pared: más frecuente en plantas bajas y sótanos.

– Manchas de color oscuro o de salitre en paredes, paredes dañadas y más frágiles, manchas de lineas de humedad, etc.

– Problemas para los habitantes de la vivienda como, por ejemplo, problemas respiratorios provocados por un ambiente húmedo.

– Vivienda poco estética.

Las humedades por capilaridad ascienden progresivamente a través de los materiales de la construcción. Su ascensión depende, en gran medida, de los poros que contengan los materiales de construcción y su tamaño. Estas humedades no desaparecen con el tiempo, aunque en determinadas épocas pueda parecerlo. Por esta razón, se hace siempre necesario aplicar tratamientos que mejoren el aislamiento e impermeabilización de los materiales.

Cómo realizar el drenaje transversal de carreteras

Cómo realizar el drenaje transversal de carreteras

El drenaje transversal de carreteras debe realizarse con las máximas precauciones posibles y siempre atendiendo al respeto hacia la red de drenaje del terreno, la cual comprende desde las laderas hasta los cauces, arroyos y ríos, es decir, la madre naturaleza.

Carreteras: drenaje del terreno

Por un lado, cada carretera interrumpe el curso de la red natural de drenaje de un terreno. Por ello, debemos procurar llevar a cabo un sistema que vuelva a estructurar la citada continuidad, haciendo posible su paso bajo la calzada en unas condiciones que no molesten en demasía la circulación del agua en la mencionada red.

Por otro lado, las obras relacionadas con este drenaje transversal también permiten que se vacíe de agua el caudal recogido por la plataforma, siendo canalizado mediante las cunetas. Y, respecto a su tipología, destacaremos dos amplios grupos de obras para llevar a cabo el drenaje transversal.

En el primer grupo están las obras de reducido tamaño, de no más de 10 metros, las cuales se dividen en: caños, tajeas, alcantarillas, pontones y pozos.

Los caños son tubos circulares para vaciar pequeños canales de agua, mientras que las tajeas son obras con luces de menos de un metro. En cuanto a las alcantarillas, son obras de luces de entre uno y tres metros; y los pontones comprenden las obras de entre tres y diez metros. Finalmente, los pozos son arquetas de fábricas que se unen con los caños o tajeas y recogen el agua de las cunetas por ellos.

En el segundo grupo están las obras de mayor tamaño, que son aquellas que se llevan a cabo para salvar grandes luces y desniveles, sobre todo puentes y viaductos. Son obras vinculadas a cauces más importantes, por lo que su división no es determinante para vaciar el cauce.

En conclusión, dependiendo del volumen de la obra se realizará un drenaje transversal de carreteras u otro.

¿En qué consiste el abatimiento freático?

¿En qué consiste el abatimiento freático?

Cuando se realizan trabajos por debajo del nivel freático, sobre todo a escasa profundidad o cerca de la superficie, se pueden generar problemas. Antes de realizar los trabajos es indispensable realizar los diferentes estudios de aguas subterráneas para determinar a qué nivel se encuentra el nivel freático y, si es as,í la importancia de valorar un abatimiento freático. ¿Qué es? A continuación, contamos todos los detalles.

El abatimiento freático en la realización de una obra

El abatimiento o rebajamiento freático se puede definir como un conjunto de operaciones que son destinadas para evacuar agua freática, que se encuentra presente en los terrenos y que suele aparecer en las zonas donde se realizan diversos trabajos.

Al realizar una obra por debajo del nivel freático, puede ser normal que corramos el riesgo de que las paredes no sean estables, o que el fondo de la zona a excavar quede inundado si no se realizan diferentes medidas. Una de estas puede ser el abatimiento freático. Es usado también para incrementar la presión del suelo, haciendo disminuir la expansión del nivel.

Realización de un rebajamiento freático

¿Cómo se lleva a cabo un rebajamiento del nivel freático? Normalmente, a través de uno de estos tres métodos:

Wellpoint de rebajamiento freático

Se realiza gracias a un bombeo, succionando caudal con pozos de 1,50 a 7 metros. Se recomienda en suelos con baja permeabilidad.

Wellpoint por Inyección

Se emplea cuando se requieren trabajos a distintos niveles. Sin limitación de altura de succión, puesto que los caudales se colocan en pozos por donde circula el agua a gran velocidad.

Pozos profundos

Se usa en acuíferos, en el fondo de recintos de gran tamaño y en terrenos muy impermeables. Se realiza a través de bombas sumergidas.

El abatimiento freático debe ser considerado siempre antes de realizar una obra o grandes excavaciones. Por ello, es fundamental realizar estudios de aguas subterráneas.

Ideas para evitar la contaminación de suelos

Ideas para evitar la contaminación de suelos

Existen muchos tipos de contaminación, pero uno de los más desconocidos es el que afecta al suelo. Y, con ello, desconocidas para miles de personas son las medidas para evitar la contaminación de suelos. Aunque poco a poco, nos vamos concienciando de la necesidad de cuidar el medio ambiente, aunque todavía queda mucho trabajo por realizar. Para no tener que llegar a la descontaminación de suelos, se deben seguir una serie de consejos y medidas que debemos considerar.

Evitar la contaminación de suelos desde el hogar

Realizar cambios desde nuestra propia casa es una tarea necesaria para conocer todas las posibilidades que tenemos para empezar a evitar la contaminación de suelos. A continuación te contamos los pasos a seguir más importantes:

Reciclaje

Para lograr una descontaminación de suelos, es necesario empezar a reciclar los residuos desde nuestra vivienda. Reciclar el vidrio, los plásticos, las latas o los residuos orgánicos. Separar cada material y depositarlo en el contenedor correspondiente es vital para evitar que los residuos puedan ser absorbidos por el suelo.

Agua contaminada

Si contamos con un jardín, huerto o zona verde, se debe identificar el agua contaminada para no tener que rociarla por el suelo. Evitar que los químicos lleguen al suelo es sumamente importante para evitar la contaminación de suelos.

Reutilizar: más de una vida

En este paso es importante entender por qué es importante reciclar y conocer sus ventajas: existen beneficios para el medio ambiente al no tardar años en descomponerse los productos, además de evitar la fabricación de estos materiales con sustancias contaminantes.

Consumo de productos ecológicos

Consumir este tipo de productos, que otorgan diferentes ventajas como el fabricarse de manera ecológica, evitará la fabricación de más productos de origen material o natural.

Es importante conocer las medidas para evitar la contaminación de suelos que podemos seguir ya desde el hogar: cuidar el medio ambiente es cosa de todos.

Cómo funcionan las mechas drenantes

Cómo funcionan las mechas drenantes

Una de las técnicas que mejores resultados consigue en la consolidación del terreno es la implantación de mechas drenantes. Este tipo de geocompuestos se establecen verticalmente en áreas con un bajo nivel de cohesión, permitiendo un drenaje del agua más eficaz.

Por tanto, conseguimos una aceleración considerable en la preparación de asentamientos planteados sobre suelos blandos. A pesar de ser una técnica de sobra conocida, aún son muchos los que desconocen todas las ventajas que ofrece en la preparatoria de terrenos para una posterior edificación.

¿Cómo funciona el proceso de las mechas drenantes?

Los drenes verticales se combinan con la precarga para dar mayor dinamismo a la consolidación del terreno, concretamente reduciendo la permeabilidad del estrato principal. Se suelen instalar estos dispositivos de manera paralela al sistema de drenaje horizontal.

De esta manera, aumentamos el flujo de agua, que es evacuado a una velocidad mayor, manteniendo la integridad del suelo en mejores condiciones. Esto ofrece grandes beneficios en la fase de planificación, que puede ser llevada a cabo de forma rigurosa, indistintamente de las condiciones meteorológicas y de humedad que soporte o haya soportado el terreno en los meses previos.

En la instalación se suele utilizar una lanza que puede alcanzar los ciento cuarenta milímetros en su proyección transversal. Para perforar las entradas utilizamos un mandril cerrado. Los drenes se sirven, de forma habitual, en carretes de uno y medio o dos milímetros de diámetro para poder introducirlos continuamente. La máxima profundidad de penetración puede llegar hasta los sesenta metros y se puede instalar unos seis mil metros al día.

¿En qué tipo de terrenos se utiliza el drenaje?

Las mechas drenantes se utilizan en suelos de gran compresibilidad, como pueden ser los terrenos arcillosos, la turba, los limos o fangos. Sin embargo, en general, se instalan en suelos mixtos, siempre y cuando sea necesario drenarlos dentro de un plazo razonable de tiempo.

Un pozo para el control del nivel freático

Un pozo para el control del nivel freático

El control del nivel freático se convierte a veces en un problema, sobre todo cuando se están construyendo los cimientos de un edificio. El nivel del agua puede infiltrarse y debilitar la estructura, poniendo en peligro su integridad. Por este motivo, debemos de llevar a cabo una serie de trabajos, con el objetivo de disminuir dicho riesgo.

Un pozo para el control del nivel freático

El sótano es la parte del edificio más sensible a las filtraciones de aguas. Un rebajamiento de los niveles freáticos se hace necesario y su mejor ubicación, es en esta zona esencial de la construcción. Construir un pozo es una forma que tenemos de controlar los niveles de aguas y evitar, en la medida de lo posible, los riesgos asociados a las filtraciones.

El pozo de control

Normalmente se construye por debajo del nivel freático, así, por el propio efecto de la gravedad, el agua se va depositando en él. Lo normal es que disponga de dos bombas a distinta altura y que se accionan por un interruptor de tipo flotador. Ambas se van intercambiando cada año para que su desgaste sea similar. Al ser dos, nuestras tareas de mantenimiento son más sencillas, pudiendo dejar una y mientras, limpiar la otra.

El funcionamiento es sencillo, cuando el nivel de agua llega a un nivel, se activa la primera bomba. Una vez se supera un segundo punto, se activa la otra. De esta forma se evitan problemas en caso de exceso de agua. Además, tener dos bombas implica que se el nivel sube con rapidez, ambas funcionarían a la vez.

Concluyendo

Las aguas subterráneas pueden suponer un problema en la obra civil, ya que se pueden producir situaciones que afecten a la estructura del edificio y esto conlleva ciertos riesgos. Por tanto, un pozo de control del nivel freático se hace necesario para evitar ciertos problemas.

Existen varias razones por las que puede variar el nivel freático

Existen varias razones por las que puede variar el nivel freático

Algunos de los problemas que nos encontramos en nuestra vivienda o sótano, están relacionados con la humedad y el nivel freático. Aunque realicemos estudios previos detallados, lo cierto es que puede variar y conviene conocer algunas de las razones para que esto se produzca. Porque sabiendo las causas, podemos encontrar las soluciones y sobre todo, evitar posibles inconvenientes posteriores.

Factores que pueden hacer variar el nivel freático

Cuando analizamos el terreno, en las fases previas a la construcción, encontramos el llamado manto freático. Por debajo de este estaría el agua freática, que a diferencia de la capilar (que se sitúa por encima) tiene presión positiva. Por último, encima estaría la llamada agua de contacto, que no se comunica con la zona inferior. Pero esta situación no es estática y se dan factores que la hacen variar.

Las estaciones, el principal

De hecho, las estaciones son una de las causas de las variaciones. Así, si llueve en abundancia el agua se va acumulando y el nivel sube. Lo contrario sucede con el calor, el agua se evapora y entonces desciende. De esta forma, este es un factor a considerar cuando se realizan las previsiones de rebajamiento del nivel freático.

Las mareas, el problema de la gravedad

Las mareas son otra de las causas de posibles variaciones. Una situación que se da en zonas costeras y que debemos tener en cuenta al construir en ellas. Por otro lado, las propias presiones atmosféricas también producen un efecto similar. Además, cuando por la acción gravitatoria el agua se mueve por los huecos del propio terreno, puede quedar almacenada aumentando los niveles de humedad.

En definitiva, no solo es importante que conozcamos el nivel freático del terreno donde construimos, también es esencial que tengamos en cuenta los factores que hacen que este varíe. De esta forma, evitaremos muchos problemas posteriores.

¿Qué es un estudio hidrológico y cuál es su utilidad?

¿Qué es un estudio hidrológico y cuál es su utilidad?

Cuando en un lugar se necesita iniciar la construcción de una infraestructura, realizar cambios urbanísticos o levantar viviendas se necesita contar con un estudio hidrológico. Sobre todo en el caso de que los proyectos estén situados en un lugar o en las cercanías de un sitio que se encuentre junto a ríos, arroyos o masas de agua que puedan afectar a las construcciones. Estos estudios son realizados y supervisados por las Confederaciones Hidrográficas.

Se podría resumir, en definitiva, que un estudio de hidrología es un documento en el que recogemos las repercusiones hidráulicas que una obra puede llegar a tener sobre una cuenca hidrográfica.

Importancia y utilidad del estudio hidrológico

La hidrología tiene un papel muy importante en la vida, planificación y uso de los recursos hídricos en todo el mundo, llegando a convertirse en una pieza clave en todo tipo de proyectos de ingeniería que están relacionados con este recurso.

¿Por qué son importantes y en qué ámbitos aplicamos este estudio?

Diseñar obras relacionadas con el agua

Para ello, es necesario conocer el comportamiento de los recursos hídricos de la cuenca, estudiando las afecciones que generaría el proyecto.

Conocer con un estudio hidrológico el comportamiento del agua

Con estos estudios conseguimos saber el comportamiento de un río, arroyo o lago para establecer medidas de prevención ante posibles desastres naturales.

Diseñar correctamente las futuras infraestructuras

La importancia de este estudio es clave para diseñar infraestructuras como carreteras, ferrocarriles o pistas de aeropuertos sin que estos trabajos afecten a los recursos de agua. También para lograr evitar posibles afecciones por posteriores crecidas de ríos.

En definitiva, en el estudio hidrológico debemos presentarlos en todo tipo de proyectos de ingeniería, avalados por las Confederaciones Hidrográficas o las cuencas de los ríos para minimizar el impacto medio ambiental o civil en todo tipo de construcciones.