Características del tipo de suelo a drenar

Características del tipo de suelo a drenar

En una edificación o en diferentes estructuras que están en contacto con el suelo, una impermeabilización no es suficiente para lograr evitar infiltraciones. Siempre es necesario en todos los tipos de suelos, además de impermeabilizar o contar con un sistema colector, realizar un drenaje.

Un drenaje vertical que se coloca entre el suelo y la estructura, que desempeñe funciones para conducir las aguas hacia un colector y que además proteja la impermeabilización contra los daños.

Para realizar un drenaje, se deben conocer los tipos de suelos para realizar los trabajos y sus principales características. ¿Qué suelos son estos? A continuación, se detallan las principales características sobre ellos.

Los tipos de suelos para el drenaje

Conocer siempre el tipo de suelo con el que se va a trabajar es vital para cualquier profesional. Además es importante saber el acondicionamiento que se necesita para mejorarlo. Vital también es asegurar un buen drenaje, además de la manera de obtenerlo según el suelo que se tenga.

Los tipos de suelos en el drenaje

Entre ellos, pueden estar los suelos de arena. En ellos se aprecia un drenaje excesivo, sin que el terreno retenga el agua, obligando a regar continuamente para que las plantas absorban un mínimo de agua. La solución idónea en este caso es añadir una capa de materia orgánica que acumule el agua.

Si el suelo es pesado o arcilloso, sin que se drene el agua con facilidad, el peligro se encuentra en que el agua se quede estancada alrededor y se ahogue el suelo por falta de oxígeno. La solución aquí, es mejorar las estructuras de cultivo.

Una vez que se han conocido los tipos de suelos más importantes, ya se puede pensar en las diferentes formas de realizar mejoras en el drenaje, valorando la más adecuada para que el terreno se acondicione.

En qué consiste el sifonamiento

En qué consiste el sifonamiento

Es algo desconocido para muchas personas. El sifonamiento en pantallas se produce cuando se realiza una excavación y el terreno se encuentra saturado por debajo del nivel freático. Este sistema se puede verificar con seguridad, recogido en el artículo 6.3.2.2.8 del Código Técnico, en la parte de cimientos, el cual nos dice el gradiente en sentido vertical en un punto no debe superar al crítico minorado en el terreno.

El sifonamiento y el nivel freático: todo lo que debe saber

El sifonamiento se realiza cuando en un trabajo de excavación y en un terreno saturado por debajo del nivel freático, el agua debe llenar la excavación hasta la cota superior del nivel. Al interponer una cimentación, esta se debe soportar la subpresión por el empuje del agua por la diferencia entre la cara inferior de la cimentación y el nivel freático.

Esta filtración en el terreno se puede producir a mayor o menor velocidad, siempre en función de diferentes medidas. En este caso, se puede dar el caso que la velocidad o circulación del agua sea elevada, produciéndose arrastre de partículas o rotura súbita del fondo en la excavación. Esto sería en sifonamiento.

Sifonamiento: cuándo se detecta

En muchas obras se tiene la mala suerte de encontrarlo. Se divisa por tener una fuente y, posteriormente, una piscina.

La forma de evitar que pase esto es realizando un bombeo en el fondo de la excavación, de forma que se produzca un rebajamiento del nivel freático, pero siempre con las debidas precauciones de las estructuras cercanas. En los trabajos se debe tener un especial cuidado de que existan estratos con menor permeabilidad cercano a los pies de las pantallas, puesto que las presiones pueden resultas mayores a la obtenida.

En este artículo se explica cómo reconocer el sifonamiento en el nivel freático y cuándo ocurre.

Cómo eliminar las aguas residuales al elaborar los zumos

Cómo eliminar las aguas residuales al elaborar los zumos

En la elaboración de zumos la eliminación de aguas residuales es vital para que el agua esté en una buena calidad. Especialmente en los vertidos realizados en el alcantarillado o en un curso de agua, cumpliendo siempre la normativa y el nivel de químicos de oxígenos exigidos.

La elaboración de zumos y las aguas residuales

En las etapas de la elaboración de zumos se producen efluentes, normalmente en el llenado, puesto que normalmente se desbordan los envases, igualmente que en el lavado de la fruta y la maquinaria. Por estas razones es necesario eliminar las aguas que intervienen en la elaboración de los zumos.

En cuanto al volumen de los efluentes de residuos, se producen durante el proceso para elaborar zumos, existiendo dos temporadas de producción diferenciadas. El volumen del agua que se puede procesar en cada periodo debe ser al instante que se coseche la fruta que se debe procesar.

Pasos para la eliminación de aguas residuales en la empresa de elaboración de zumos

Los tres pasos en la eliminación de estas aguas son los siguientes:

Pre tratamiento. El primer paso consiste en separar los residuos y los trozos de fruta procedente del lavabo. Posteriormente, se bombea el residuo al recipiente para combinar y acumular el agua de la producción de zumos.

Tratamiento de depuración anaerobia. Es la fase más importante y su finalidad es que la materia orgánica disminuya, que se encuentre separada del efluente. En este caso se llega a eliminar la mayoría de materia contaminada.

Post – tratamiento biológico. Se trata de la clarificación mediante floculación y flotación del aire, además del tratamiento de purga de lodos, el cual consigue quitar la materia orgánica para que se puedan producir los vertidos.

En las empresas de elaboración de zumos se deben seguir estos pasos para cumplir la normativa de eliminación de aguas residuales.

Tratamiento de aguas residuales en empresas de desalado de jamón

Tratamiento de aguas residuales en empresas de desalado de jamón

Las empresas que se dedican a la comercialización de jamones saben lo importante que es el desalado de jamones. A lo largo de todo el proceso, el tratamiento de las aguas residuales resulta esencial, puesto que eliminar los residuos de sal es una tarea compleja.

En la actualidad, las empresas cuentan con equipos modernos que facilitan este lavado y desalado gracias a métodos que requieren poco gasto de agua, convirtiendo el proceso en sostenible al tratar las aguas.

La evaporación al vacío en el desalado de jamones

La evaporación al vacío de las aguas con salmuera se utiliza en el tratamiento de las aguas residuales como método altamente efectivo. El proceso está basado en un aparato compacto que protege el ecosistema, trabajando las 24 horas del día. El manejo es fácil y está diseñado para resistir la corrosión producida por la sal. La evaporación se cumple incluso con temperaturas bajas y con bajo consumo energético. Además, se deben limpiar las grasas y la sangre presentes en un separador de gravedad.

El tratamiento de aguas residuales y la concentración de sal

Los dispositivos comentados en el punto anterior logran tratar las aguas residuales y evaporan el agua produciendo concentraciones de sales dentro de un tanque de evaporación.

La precipitación originada en la concentración es más elevada que la solubilidad. Tras ello, la etapa del secado, permite la entrada de agua incluso para lograr que la sal precipitada se llegue a secar y a evaporar.

Cuando finaliza el proceso, la compuerta se abre, sacando manualmente la sal y guardándola en un área específica. De este modo, se consigue completar el desalado sin descuidar el necesario tratamiento de aguas residuales.

Por tanto, resulta indispensable que las compañías de desalado de jamones cumplan un exhaustivo tratamiento de aguas residuales en orden a no contaminar el agua del curso de ríos o canalizaciones.

Tratamiento de superficies metálicas: qué es evaporación al vacío

Tratamiento de superficies metálicas: qué es evaporación al vacío

En el tratamiento de las aguas residuales o de las efluentes que se producen en la industria y en el tratamiento de superficies metálicas encontramos diversas técnicas en las que, dependiendo del contenido de los deshechos generados y las exigencias medioambientales, se deben seleccionar. Debido a esto debemos considerar el tratamiento de producto de procesos, además del uso de un gran volumen de agua, las cuales deben tratarse con la evaporación al vacío. ¿Qué es esta evaporación al vacío y cuáles son todas sus principales ventajas? A continuación, detallamos estos dos puntos.

Industria de tratamiento de superficies metálicas: qué es la evaporación al vacío

Gracias a los sistemas de evaporación al vacío para el vertido nulo en la industria de tratamiento de estas superficies se consiguen grandes ventajas, entre ellas, evitar el arrastre de manera concentrada hasta el 95 % de agua que puede ser usado de nuevo en operaciones enjuague. Si este sistema no lo aplicáramos, la reutilización de estos enjuagues sería muy restringida y siendo vaciada con frecuencia.

Por ello, esta evaporación se considera una gran alternativa para aplicar en el vertido cero de la industria de tratamiento de superficies, puesto que su uso es independientemente o combinado a las técnicas de membranas.

Ventajas de la evaporación al vacío en el tratamiento de superficies metálicas

Dentro de todos los beneficios del vertido cero en esta industria, encontramos los siguientes:

Tecnología fiable y conocida. Sus procesos se van extendiendo cada vez a toda la industria.

Fácil manipulación.

– Amplio campo para aplicarse.

– Depuración y reutilización del 95 % del agua. Por lo tanto, se convierte en la mejor opción para estas organizaciones.

– Tecnología muy económica.

El respeto al medio ambiente es cosa de todos. Por eso, la evaporación al vacío para la consecución de un vertido cero en las empresas de tratamiento de superficies metálicas es clave.

Sistema de tratamiento de aguas residuales: descontaminar el agua

Sistema de tratamiento de aguas residuales: descontaminar el agua

Sabemos que un sistema de tratamiento de aguas residuales necesita cumplir una serie de características. Su objetivo es eliminar todo agente contaminante y tóxico, a fin de hacerla adecuada para verterse en el sistema de alcantarillado sin perjudicar el medio ambiente.

Las principales características del tratamiento de aguas residuales

Las características del tratamiento de estas aguas pueden venir determinadas por dos factores principales:

– El tipo de residuos de carácter doméstico o industrial que se vierten al sistema de alcantarillado.

– El nivel de tratamiento necesario para mantener el nivel de calidad del agua en los ríos y arroyos que reciben este tipo de agua.

Las plantas de tratamiento que cuentan con un proceso unitario agrupan los tres tipos de procesos principales; los de tipo primario, secundario y terciario, siempre después de los de tipo preliminar.

Tratamientos preliminares

No representan por sí mismos un proceso de tratamiento de las aguas residuales, pero sirven para aumentar la eficacia de los otros tipos de tratamientos. En este tratamiento se filtra el flujo de las aguas con tamizadores, rejas y microfiltros, a fin de retirar del cauce objetos abrasivos o muy voluminosos para las unidades de tratamiento.

Tratamientos primarios

A lo largo de estos procesos lo que pretendemos es retirar del agua esos contaminantes susceptibles de sedimentarse, como objetos flotantes o capas de grasas.

Tratamientos secundarios

Son aquellos procesos mediante los cuales pretendemos reducir la necesidad biológica de oxígeno soluble que los primarios no pueden paliar. Además, se consigue la retirada de posibles sólidos adicionales.

Tratamientos terciarios

Con este conjunto de procesos obtenemos el resultado final de retirar contaminantes muy específicos, tales como productos usualmente tóxicos y compuestos que no son biodegradables. Es posible refinar la eliminación de contaminantes que no ha conseguido remover el tratamiento secundario.

Como hemos visto, el sistema de tratamiento de aguas residuales está sufriendo cambios en su aplicación que nos convienen a todos.