Efectos de la subida masiva del nivel freático en La Pobla

Efectos de la subida masiva del nivel freático en La Pobla

Las abundantes precipitaciones pueden causar estragos más allá de las propia acumulación de agua producida por intensas lluvias: la subida de las aguas subterráneas puede provocar, también, una fuerte subida del nivel freático que afecte a sótanos, bajos y garajes de cualquier edificio. Algo que saben bien en la localidad de La Pobla de Farnals, donde se siguen recuperando de la subida del nivel del agua.

La subida del nivel freático en La Pobla de Farnals tras las fuertes lluvias

Tras un episodio de fuertes lluvias en la localidad y entorno comenzó a subir el nivel del agua subterránea, generando problemas en los bajos y garajes de la localidad. Unos problemas que, en un principio, según ha comunicado el Ayuntamiento, no pensaban que fueran producidos por el aumento del nivel freático.

Desde el municipio, el alcalde informó a los medios que la causa de las filtraciones «masivas» fue la subida del nivel freático, un aumento de los «niveles de agua subterránea» procedente de los acuíferos del entorno a rebosar tras las fortísimas lluvias del fin del año pasado.

El Ayuntamiento pidió un estudio para esclarecer de dónde venían las aguas subterráneas

En el estudio se determinan las causas de las filtraciones, las cuales no se estaban produciendo por la carretera CV-300, colindantes a la plaza Mariana Pineda, sino por la subida del freático; otro estudio de la Diputación señaló que las abundantes lluvias, superiores a la media en el otoño – invierno pasado, fueron los causantes de este aumento del nivel.

También se señalan que los problemas de las inundaciones se han producido en terrenos privados, eximiendo al consistorio de cualquier responsabilidad.

Por último, otro informe de la Entidad de Servicios Hidráulicos confirma que los acuíferos están sobre los edificios, siendo los causantes de estas filtraciones.

La subida del nivel freático es un problema, especialmente visible en los parkings y sótanos.

Optimización del dewatering

Optimización del dewatering

En algunas zonas del país, se suele requerir una intervención especial que se denomina dewatering. Se produce por la concentración de una gran cantidad de lodos que pueden proceder tanto de la actividad humana como de la ejercida por la propia naturaleza. Los objetivos a conseguir son la reducción del nivel freático y la eliminación de la contaminación y de patógenos indeseables.

Pero, ¿qué es el dewatering?

Se trata de un procedimiento mediante el cual realizamos una separación físico-química de las partes sólidas y líquidas del lodo. Para llevarlo a cabo, tomamos estos fluidos de desecho y les aplicamos un proceso de coagulación o de decantación.

Su aplicación es muy ventajosa para el medio ambiente y, además, permite ahorrar costes al rebajar el consumo de electricidad y de productos químicos.

La optimización de la deshidratación de lodos

El procedimiento se basa en varias fases que reúnen una serie de actuaciones concretas:

– La primera de ellas incluye el diagnóstico, los análisis preliminares y la preparación del equipamiento y de los productos a utilizar.

– La segunda, consta de la recolección, coagulación y filtración de los lodos, lo que posibilita separar la parte líquida de la sólida.

– Posteriormente, en la última fase, los resultados obtenidos son evaluados con el objetivo de valorar la cantidad de agua recuperada, así como el porcentaje de remoción de los contaminantes presentes en el lodo extraído.

Ventajas más reseñables

La deshidratación de lodos es beneficiosa para el medio ambiente, ya que reduce en gran medida la contaminación. Además, favorece la disminución de costes y la recuperación de zonas con una alta presencia de patógenos.

La obtención de agua también tiene un impacto positivo en la sostenibilidad, puesto que posibilita la reutilización, sobre todo, para el riego de zonas verdes.

En definitiva, el dewatering es una técnica con múltiples beneficios a la que conviene recurrir para tratar áreas con una gran presencia de lodos.

Etapas del lavado de gases

Etapas del lavado de gases

Cada vez son mas las empresas que utilizan el sistema de lavado de gases para poner solución a uno de sus mayores problemas, la emisión de gases nocivos a la atmósfera durante su proceso productivo. Debido a los daños que pueden causar si la emanación es demasiado alta, estas partículas tóxicas deben ser tratadas y depuradas para cumplir con la normativa vigente.

¿Cuáles son las etapas del tratameinto de gases?

Enfriamiento del gas

La primera etapa consiste en enfriar los gases provenientes de la cámara de combustión, mediante intercambio de calor, hasta su temperatura de saturación.

Durante este proceso es de vital importancia elegir diseños funcionales y medidos al milímetro, pues existen ciertos pasos de riesgo en esta etapa. Es muy importante evitar el retroceso del líquido o garantizar una irrigación uniforme con el objetivo de que no se produzcan depósitos de sal.

Absorción de contaminantes

Durante esta etapa, el gas fluye a través de una torre hacia arriba, mientras el líquido de lavado lo hace en dirección contraria. De esta manera se realiza la absorción de las partículas contaminantes, que puede mejorarse añadiendo agentes químicos al líquido de lavado, ya sea agua o aceite, entre otros.

Separación de gotas y aerosoles

Una vez depurado, el gas pasa a través de un eliminador de neblina de malla de alambre, con el objetivo de que las partículas puedan separarse en gotas diminutas.

Para la realización del proceso existen diferentes tipos de lavadores de gases. Por un lado, podemos encontrar el sistema húmedo Venturi, el cual consiste en una neblina de agua a gran velocidad que se mezcla con el polvo dando lugar a partículas más grandes para posteriormente, eliminar el resultado mediante la separación.

Por otro lado, el lavado de gases tipo Jet consiste en la aceleración del gas cuando entra con contacto con el fluido de lavado motriz, aumentando la presión y pulverizando las partículas.