Características del tipo de suelo a drenar

Características del tipo de suelo a drenar

En una edificación o en diferentes estructuras que están en contacto con el suelo, una impermeabilización no es suficiente para lograr evitar infiltraciones. Siempre es necesario en todos los tipos de suelos, además de impermeabilizar o contar con un sistema colector, realizar un drenaje.

Un drenaje vertical que se coloca entre el suelo y la estructura, que desempeñe funciones para conducir las aguas hacia un colector y que además proteja la impermeabilización contra los daños.

Para realizar un drenaje, se deben conocer los tipos de suelos para realizar los trabajos y sus principales características. ¿Qué suelos son estos? A continuación, se detallan las principales características sobre ellos.

Los tipos de suelos para el drenaje

Conocer siempre el tipo de suelo con el que se va a trabajar es vital para cualquier profesional. Además es importante saber el acondicionamiento que se necesita para mejorarlo. Vital también es asegurar un buen drenaje, además de la manera de obtenerlo según el suelo que se tenga.

Los tipos de suelos en el drenaje

Entre ellos, pueden estar los suelos de arena. En ellos se aprecia un drenaje excesivo, sin que el terreno retenga el agua, obligando a regar continuamente para que las plantas absorban un mínimo de agua. La solución idónea en este caso es añadir una capa de materia orgánica que acumule el agua.

Si el suelo es pesado o arcilloso, sin que se drene el agua con facilidad, el peligro se encuentra en que el agua se quede estancada alrededor y se ahogue el suelo por falta de oxígeno. La solución aquí, es mejorar las estructuras de cultivo.

Una vez que se han conocido los tipos de suelos más importantes, ya se puede pensar en las diferentes formas de realizar mejoras en el drenaje, valorando la más adecuada para que el terreno se acondicione.