Cómo funcionan las mechas drenantes

Cómo funcionan las mechas drenantes

Una de las técnicas que mejores resultados consigue en la consolidación del terreno es la implantación de mechas drenantes. Este tipo de geocompuestos se establecen verticalmente en áreas con un bajo nivel de cohesión, permitiendo un drenaje del agua más eficaz.

Por tanto, conseguimos una aceleración considerable en la preparación de asentamientos planteados sobre suelos blandos. A pesar de ser una técnica de sobra conocida, aún son muchos los que desconocen todas las ventajas que ofrece en la preparatoria de terrenos para una posterior edificación.

¿Cómo funciona el proceso de las mechas drenantes?

Los drenes verticales se combinan con la precarga para dar mayor dinamismo a la consolidación del terreno, concretamente reduciendo la permeabilidad del estrato principal. Se suelen instalar estos dispositivos de manera paralela al sistema de drenaje horizontal.

De esta manera, aumentamos el flujo de agua, que es evacuado a una velocidad mayor, manteniendo la integridad del suelo en mejores condiciones. Esto ofrece grandes beneficios en la fase de planificación, que puede ser llevada a cabo de forma rigurosa, indistintamente de las condiciones meteorológicas y de humedad que soporte o haya soportado el terreno en los meses previos.

En la instalación se suele utilizar una lanza que puede alcanzar los ciento cuarenta milímetros en su proyección transversal. Para perforar las entradas utilizamos un mandril cerrado. Los drenes se sirven, de forma habitual, en carretes de uno y medio o dos milímetros de diámetro para poder introducirlos continuamente. La máxima profundidad de penetración puede llegar hasta los sesenta metros y se puede instalar unos seis mil metros al día.

¿En qué tipo de terrenos se utiliza el drenaje?

Las mechas drenantes se utilizan en suelos de gran compresibilidad, como pueden ser los terrenos arcillosos, la turba, los limos o fangos. Sin embargo, en general, se instalan en suelos mixtos, siempre y cuando sea necesario drenarlos dentro de un plazo razonable de tiempo.