El terreno de la Vega de Granada se hunde a causa de la sequía

El terreno de la Vega de Granada se hunde a causa de la sequía

La Universidad de Granada y el Instituto Geológico y de la Minería de España han demostrado a través de un análisis de las variaciones de terreno (elevaciones y hundimientos) que el terreno de la Vega se está hundiendo un centímetro cada año durante los periodos de pertinaz sequía que afecta con virulencia a esta zona. Que se hunda esta zona tiene relación a la explotación del acuífero de la Vega.

La explotación del acuífero de la Vega es la causante del hundimiento del terreno de la Vega

El seguimiento al acuífero durante 13 años ha determinado, conociendo el lugar donde se han producido los focos de aprovechamiento, que es el culpable de estos hundimientos. Además, los diferentes estudios han realizado diferentes reconocimientos geológicos del terreno gracias a la interpretación de sondeos en la zona desde la década de los 70.

Los resultados ponen de relieve que durante la sequía que azotó esta zona del año 2003 al 2009, el acuífero llegó a ser explotado con mayor intensidad en Santa Fe, Armilla y Chauchina, generando hundimientos del terreno a un nivel de un centímetro al año. Estas zonas, por otro lado, cuentan con mayor presencia de terreno arcilloso.

¿Qué ocurre en el terreno de la Vega en los periodos más lluviosos?

En los periodos con más lluvias, como el del 2011 al 2014, los hundimientos desaparecen, aunque también se detectaron hundimientos menores por obras realizadas en el entorno del Aeropuerto y Cijuela.

Estos hundimientos, de momento, no implican riesgos, pero estos podrían llegar a largo plazo. Estos terrenos son zonas vulnerables por las arcillas que, sumado a una bajada del nivel freático, pueden llegar a generar hundimientos en zonas urbanas de las localidades mencionadas anteriormente.

El terreno de la Vega se hunde a razón de un centímetro cada año. Tras diferentes investigaciones, se constató que la sequía es la culpable por una sobreexplotación de los acuíferos.