¿En qué consiste un sistema de tratamiento de agua?

¿En qué consiste un sistema de tratamiento de agua?

En un entorno donde el agua es un recurso único compartido, pero que escasea en muchas partes del mundo, una de las soluciones que más importancia e interés suscita es el sistema de tratamiento de agua, en el que se elimina o reduce la contaminación o las bacterias que existen en el agua. Estos tratamientos son cada vez más eficaces y han avanzado tanto en lo físico como en lo químico o biológico.

¿Cómo funciona un sistema de tratamiento del agua?

Usado para eliminar materias suspendidas y en disolución, que en las personas podría producir que estos microorganismos alteraran nuestra salud, este sistema nos ayuda a suministrar a la población un agua limpia y de calidad sin riesgo para el consumo humano.

El proceso de tratar el agua comienza por recoger el agua de un canal, bombeando el agua y pasando por las rejillas, con un filtro que retiene cualquier objeto. Posteriormente, el agua se almacena en un tanque. Tras ello, comienza la actividad de un sedimentador primario, que remueve la materia primaria que se sedimenta en el fondo para que el agua fluya a las unidades de remoción de materia orgánica. Esta remoción se realiza por procesos biológicos, creando bacterias y microorganismos que remueven la materia orgánica. Para agrupar las bacterias existe un sedimentador secundario que asienta las bacterias y hace que estas no se remuevan.

¿Qué utilidad tienen en nuestro día a día?

La utilidad que tiene es de interés general, ya que elimina los contaminantes físicos o químicos, lo cual hace que podamos beber agua apta para el consumo humano. Gracias a un sistema de tratamiento de agua se eliminan todos los residuos, de esta manera será posible reutilizar las aguas. Beber agua apta para el consumo humano y animal es el principal fin de los tratamientos.