Estudios y descontaminaciones de suelos y aguas subterráneas

Estudios y descontaminaciones de suelos y aguas subterráneas

Los estudios y descontaminaciones de suelos y aguas subterráneas se hacen vitales en el marco de gestiones negligentes de residuos, funcionamiento operativo ineficiente de instalaciones o accidentes asociados al almacenamiento o transporte de productos. Estas acciones pueden provocar el acceso de contaminantes a los suelos y a las aguas subterráneas próximas.

Etapas necesarias para la recuperación del subsuelo

Se trata de calcular los parámetros que definen riesgos potenciales y de compararlos con los valores máximos que dicta la normativa. Si son inferiores, se considera que ni el suelo ni las aguas están contaminados, aunque se procede a la monitorización de las sustancias en cuestión. En el caso de sobrepasarlos, existe la obligación de tratamiento inmediato por parte de los responsables.

En general, recurrimos a la siguiente metodología para realizar una descontaminación del suelo:

1) En principio, debemos proceder a la caracterización exploratoria, que nos permite obtener los resultados para la determinación del nivel de riesgo, comparando tales valores con los niveles genéricos de referencia (NGR) establecidos legalmente.

2) A continuación, trasladamos las conclusiones a la caracterización de detalle a través de la que tratamos de delimitar la extensión de la afección, sus concentraciones concretas y la caracterización de los contaminantes, entre otros, con un preciso análisis cuantitativo de los riesgos (ACR).

Técnicas generales

Podemos acometer la remediación en el mismo emplazamiento sin excavación o con excavación implicada.

Existe una gran variedad de técnicas, desde las biológicas que fomentan la biodegradación de los microorganismos hasta otras térmicas de mayor magnitud que implican la vitrificación de los contaminantes.

Otros procedimientos comunes son el lavado y la oxidación, así como acciones de contención para evitar la migración de los contaminantes.

En definitiva, los estudios y descontaminaciones de suelos y aguas subterráneas constituyen una herramienta trascendente para la protección de recursos, de la salud humana y de la integridad de los ecosistemas a través de las exigencias administrativas oficiales.