La deshidratación de lodos

La deshidratación de lodos

La deshidratación de lodos es una acción que tiene como objetivo la eliminación o reducción de la contaminación de las aguas residuales, naturales y negras. La misión de esta labor es la de conseguir un agua con unas características apropiadas para un determinado uso.

Métodos de deshidratación de lodos

La calidad del agua queda concentrada en su aplicación tanto para el consumo humano como animal, por lo que se organizan en tratamientos de potabilización, depuración o el propio proceso de eliminación de lodos.

Este consta de una etapa fundamental, en la que la deshidratación mantiene los costos a un bajo control. Este proceso consiste en el secado por evaporización de residuos contaminantes en el agua, los cuales se recogen en forma de fango. Después, la deshidratación de lodos debe llevarse a cabo según el terreno disponible y los costos relacionados.

Lechos de secado

Este antiguo proceso se caracteriza por una realización práctica y sencilla, donde se usan lechos rectangulares de poca profundidad que posean fondos porosos. En la parte superior colocamos una red de drenaje subterráneo para después separar las áreas convencionales con paredes bajas, pasando el lodo hasta alcanzar una profundidad de entre 125 y 250 mm.

Filtrado de presión

Este proceso discontinuo lleva a cabo un bombeo del lodo acondicionado con presión en cámaras con telas de fieltro, las cuales retienen los sólidos y dejan escapar el líquido por las placas metálicas.

Filtrado al vacío

Este proceso se vale de un tambor giratorio y segmentado que es cubierto con tela de fieltro. Cuando giramos el tambor, la capa de lodo emerge y el aire ayuda a la deshidratación, usando después un raspador para extraer la pasta de lodo.

En definitiva, cualquier método explicado en este post nos valdría para llevar a cabo una deshidratación de lodos para disfrutar así de un agua limpia y pura.