La permeabilidad del terreno y sus implicaciones

La permeabilidad del terreno y sus implicaciones

Al hablar de permeabilidad del terreno, nos referimos a la cualidad que tiene el suelo para permitir la circulación del agua y aire. De esta forma, tiene una gran influencia sobre la penetración de las raíces, la absorción del agua y el drenaje interno, además de sobre la infiltración de los solutos. No obstante, todo depende de las propiedades topográficas del perfil del suelo.

La permeabilidad del terreno y su influencia sobre el drenaje

A la hora de determinar la permeabilidad, tenemos que considerar bien qué capa está en qué posición y qué propiedad tiene cada una de ellas. Igualmente, en un perfil de suelos, la capa más lenta controlará el movimiento del aire y agua. Y, en general, será esta capa la que se encuentra en el subsuelo y haga de indicador sobre la propia permeabilidad de la estructura y el color del subsuelo.

Por tanto, analizaremos las distintas capas de permeabilidad en las siguientes líneas.

Permeabilidad lenta. Representa un movimiento de agua tan lento que el aire apenas puede penetrar de manera eficiente. Se trata de suelos con largos periodos de lluvia.

Permeabilidad moderada. Se trata de la condición que más favorece el movimiento de agua y aire. El suelo y subsuelo se caracterizan por el color brillante y uniforme de los primeros 75 centímetros de su perfil. Por ello, se encuentra en la condición ideal, dentro de la clasificación por capacidad del suelo.

Permeabilidad rápida. Son suelos cuya condición es arenosa en, prácticamente, todas sus capas y horizontes. El agua y aire se mueven algo más rápidamente de lo conveniente.

Permeabilidad muy rápida. Son suelos de arenas sueltas, los cuales son arriesgados para usarlos con fines agrícolas, debido a su poca capacidad para retener el agua.

En resumen, la permeabilidad del terreno es un elemento a tener en cuenta para ver qué producto cultivar.