Los estudios hidrogeológicos imprescindibles para la gestión respetuosa de los acuíferos

Los estudios hidrogeológicos imprescindibles para la gestión respetuosa de los acuíferos

Los estudios hidrogeológicos se pueden definir como el conjunto de operaciones que nos permiten determinar todos los parámetros hidráulicos del manto de agua, definiendo su rendimiento y midiendo su calidad. También nos ayudan a establecer los caudales de captación óptimos.

Igualmente, son una asistencia idónea cuando necesitamos conocer la dirección de los flujos subterráneos y las áreas de mayor conveniencia para la captación, así como la distancia entre los pozos. Son una perfecta herramienta para identificar anomalías que pueden afectar negativamente a los recursos hídricos constituyendo, por lo tanto, condición indispensable para la gestión sustentable de los acuíferos.

Clasificación general

Existe una gran variedad de estudios en este sentido y es importante matizar:

– Los estudios preliminares nos permiten localizar los embalses subterráneos existentes. Normalmente partimos de los estudios geológicos, acompañándolos de estudios climatológicos e hidrogeológicos.

– Los estudios hidrogeológicos en general conforman el principio de la planificación hidrológica afectando a superficies de varios miles de kilómetros. Aquí, el trabajo de campo se hace predominante con análisis de suelos y campañas de geofísica, entre otros.

– Por último, los estudios de detalle nos orientan hacia la resolución de un problema, generalmente la explotación. Se procede a prospecciones concretas como pruebas de bombeo o sondeos de investigación.

Algunos motivos para recurrir a un análisis hidrogeológico

– Cuando necesitamos conocer la fuente y dispersión de un contaminante, hallando adecuado remedio específico.

– Para identificar volúmenes de agua de mala calidad que puedan amenazar nuestra área de captación.

– Siempre que deseemos ampliar las redes de captación calculando los caudales de explotación de los pozos.

– Cuando precisamos definir si un acuífero es susceptible de explotación, definiendo la sustentabilidad y factibilidad del proyecto.

Se puede decir que el agua es un recurso renovable, pero no inagotable. Es necesario recurrir a empresas especializadas para obtener competentes estudios hidrogeológicos que puedan ofrecer soluciones inteligentes en cuanto a la cuantificación y calificación hídrica, combinando explotación y conservación.