Métodos de deshidratación de lodos

Métodos de deshidratación de lodos

El tratamiento de aguas tiene como finalidad eliminar o reducir la contaminación no deseable encontrada en el agua. Uno de los métodos que mejor conocemos es la deshidratación de lodos. El objetivo de estas operaciones es que el agua reúna las condiciones necesarias para un determinado uso. Si es para consumo animal o humano, además deben aplicarse tratamientos de potabilización.

Con este proceso logramos mantener los costes bajo control. Consiste en realizar un secado por evaporación de los residuos presentes en el agua. ¿Qué métodos existen?

Los métodos de deshidratación de lodos

Lechos de secado

Es el proceso con más antiguo, muy práctico y sencillo en su realización. Se utilizan lechos rectangulares de escasa profundidad con fondos porosos. Después, en la zona superior se coloca una red de drenaje subterráneo.

Filtrado de presión

Se trata de un proceso discontinuo. En este caso, se bombea a alta presión el lodo acondicionado en cámaras previamente revestidas con telas de fieltro. Estas cámaras retienen la materia sólida, permitiendo así que los líquidos se escapen a través de la canalización de una placa metálica de apoyo.

Filtrado al vacío en la deshidratación de lodos

El filtrado en vacío es el proceso por el cual un tambor giratorio, que se encuentra cubierto con tela de fieltro, se sumerge por partes en los lodos acondicionados. Gracias al giro del tambor la capa de lodo va emergiendo del tanque. Al mismo tiempo, el aire sale ayudando a la deshidratación. Tras ello, un raspador saca la pasta de lodo.

Centrifugación

En este proceso se utiliza un tipo de carcasa sólida. Consiste en alimentar el lodo acondicionado al punto central de la carcasa, que se encuentra girando rápidamente.

La deshidratación de lodos es un importante proceso cuya aplicación debe estudiarse en base al terreno disponible y los costes asociados.