Estructura de un pozo de drenaje

Estructura de un pozo de drenaje

El poder destructor del agua puede ser enorme. En este sentido, tanto viviendas como espacios públicos deben contar con pozos de drenaje para evitar que el suelo se sature de agua y humedad. Para eludir estos problemas, es vital tener un especial cuidado con las aguas subterráneas y, en este caso, el mejor método son estos pozos, los cuales además deben contar con un correcto mantenimiento y estar correctamente construidos.

¿Cuáles son las principales etapas de construcción de estos pozos? ¿Cuál es su estructura? A continuación, se aportan todos los detalles.

Los pozos de drenaje de well point: todo lo que se debe saber

En primer lugar, se debe repasar las etapas de la construcción de estos pozos.

– El primer paso es lograr cavar un hoyo de dos metros de profundidad.

– En la capa inferior de un pozo, se grava llenándose y, posteriormente, se establece de forma definitiva empleando plástico, un tubo con perforaciones. El diámetro del mismo no es menor a un metro y medio.

– La cavidad se llena con diferentes materiales, ladrillo roto, grava o piedra triturada.

– Tras todos estos pasos, se debe cubrir con geotextil y tierra. Después cumplir con estas recomendaciones, se usa una estructura realizada para el drenaje natural del suelo.

La estructura o los elementos estándar de los pozos de drenaje

En primer lugar, se debe tener en cuenta el pozo de registro, pues el agua debe tener fácil acceso. En segundo lugar, el Neck, miembro del pozo con la disposición dispensada en zonas peatonales. En tercer lugar, la mina, uno de los elementos de diseño más importantes. Por último, la parte inferior que se diseña para recoger el agua. Su formación tiene lugar a partir de partículas en suspensión.

 

Los pozos de drenaje son extremadamente necesarios en el ámbito urbano y rural para que el agua de la lluvia, entre otras, consiga no afectar a las construcciones.

7 errores del mal drenaje

7 errores del mal drenaje

 

El drenaje es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta cuando pensamos en adquirir una vivienda o un terreno para edificar. Un buen estudio de drenaje supone, pues, una garantía de tranquilidad, previniendo y evitando muchos dolores de cabeza posteriores. Aquí te vamos a contar los siete errores principales que pueden provocar un mal drenaje.

Las siete claves de un mal drenaje

La primera de ellas es la más evidente: si hay estratos impermeables en el subsuelo, este no podrá drenar al no penetrar el agua de lluvia verticalmente. Es, también, uno de los problemas de más difícil solución. Un problema principal es la presencia de agua artesiana, que es aquella que llega por el flujo vertical de agua a presión que procede de un acuífero cercano. Resulta igualmente complicada su solución, aunque en este caso el problema está perfectamente focalizado y es más sencillo “esquivarlo” físicamente.

Algo parecido nos ocurre cuando en las cercanías hay fuentes naturales de agua, como fuentes, lagos o ríos, que pueden tener flujos subterráneos que eviten un buen drenaje. Nuevamente aquí la elaboración de un buen estudio de drenaje previo será la mejor forma de evitar este problema. Igual que si hablamos de la baja permeabilidad del suelo, fundamentada sobre todo en la composición del mismo. Puede suceder también que existan láminas excesivas, provocadas por un exceso de irrigación o de lluvias.

Por último, la posición geográfica del terreno es también importante. El drenaje será, obviamente, peor en zonas de poca pendiente o planas, y directamente nos costará mucho más drenar un terreno situado en el fondo de un valle o una depresión.

Como vemos, la elección de un lugar determinado viene marcado por factores geográficos y de composición del terreno, por lo que un previo estudio de drenaje es fundamental para no tener problemas con nuestro drenaje.

 

Drenes sintéticos en obras viales

Drenes sintéticos en obras viales

En proyectos de obras viales de nueva construcción, así como en trabajos de conservación, hay casos en los que se hace necesaria la aplicación de drenes sintéticos, principalmente cuando lo que se conoce como napa freática o las capas estructurales del pavimento alcanzan la subrasante, de manera que resulta imprescindible rebajarlas. Se trata de una técnica muy común en la ingeniería de caminos que reemplaza a las tradicionales trincheras de grava.

El director de proyecto debe definir los niveles a los que se han de reducir dichas capas freáticas, que son acumulaciones de agua subterránea a escasa profundidad; acuíferos superficiales. Esta solución consiste en instalar estas trincheras drenantes subsuperficiales a intervalos, y siempre a las profundidades específicas indicadas por dicho proyectista.

Ventajas de los drenes sintéticos sobre otros métodos tradicionales

En este tipo de obras viales, estos geosintéticos ejercen las funciones de filtración, drenaje, separación y refuerzo, lo que los convierte en una de las mejores soluciones para sortear los problemas que comúnmente aparecen en esta clase de proyectos, como restricciones en el tamaño de la obra, suelos de baja capacidad de soporte o niveles freáticos elevados.

Estos drenes sintéticos son elaborados a partir de distintos tipos de polímeros que se combinan con fibras también sintéticas o naturales. Las principales ventajas que aportan son la rentabilidad a largo plazo que garantizan por su durabilidad, así como la facilidad de su colocación.

Existen diferentes metodologías de diseño y aplicación, si bien una de las más empleadas habitualmente es la desarrollada por McClelland en 1943, que permite calcular el tiempo necesario para que el sistema entre en funcionamiento, así como estimar el caudal que es necesario drenar.

Los drenes sintéticos proporcionan mejoras considerables en los desempeños estructurales de carreteras y pavimentos, aumentando también su vida útil. Además de ser la solución más práctica, son materiales que favorecen el desarrollo sostenible y el respeto por el medioambiente.

imagen

La importancia del drenaje sanitario

La importancia del drenaje sanitario

Una red de alcantarillado o de drenaje sanitario es aquella que conduce las aguas residuales de empresas y hogares hacia las plantas de tratamiento. Tras un saneamiento, estas aguas, limpias, vuelven al manto acuífero o hacia ríos.

La cobertura del agua potable y el saneamiento van de la mano. La obtención del agua, su saneamiento y su potabilización son una necesidad vital para sustentar la vida humana, y por tanto, resultan pasos clave para asegurar la calidad de vida de todo tipo de comunidades.

¿Por qué son importantes, en relación a dichos procesos, los drenajes sanitarios? A continuación, toda la información.

Drenaje sanitario: su importancia

Contar con estos servicios de alcantarillado es clave, ya que en todos los casos se traduce en salud y bienestar. Cuenta con muchos beneficios. En primer lugar, en caso de fuertes lluvias, impide que se inunden las zonas habitadas.

Estos sistemas se encargan de que desaparezcan las aguas negras, los deshechos originados por los habitantes. El tratamiento de estas aguas debe contar con un mantenimiento adecuado, puesto que la población crece y, con ello, los desperdicios que se generan.

Además, todas las bacterias y hongos deben conducirse hacia las plantas de tratamiento, sin que queden en la superficie, apartando así las infecciones con gran rapidez.

La construcción de la red de drenaje sanitario, clave en el ámbito laboral

No solo la construcción de la red, también el mantenimiento de la misma es clave en la creación de trabajo, especialmente en las zonas con más población desempleada. La mejora de estas redes es constante. No obstante, países como España están avanzados en estas redes, mientras que otros todavía no han culminado su construcción (lo que es una oportunidad para empresas constructoras).

El drenaje sanitario dentro de una red de alcantarillado cuenta, por todo esto, con grandes beneficios.

imagen

Contaminación de las aguas subterráneas en España

Contaminación de las aguas subterráneas en España

Las aguas subterráneas en España tienen una gran importancia en muchas zonas del país, puesto que es la principal fuente del líquido elemento, especialmente en zonas con bajo registro pluviométrico. No obstante, entre la contaminación y la sobreexplotación de los acuíferos, estas aguas deben ser explotadas con ‘cabeza’.

¿Cuál es el estado de estas aguas? A continuación, se dan detalles al respecto.

Las aguas subterráneas: su importancia en España

Según datos oficiales, el uso de estas aguas en el país se ha incrementado en 2.000 milímetros cúbicos / año en 1960, hasta los 6.500 en los últimos ejercicios. Los usos de estas aguas varían muchísimo dependiendo de la región. Así, es la principal fuente disponible de agua en Canarias y Baleares, pero también en la península, en las cuencas del Segura y del Júcar. Una cuarta parte de estas aguas se bombean en esta última cuenca.

Entre un 75 y 80 % de las aguas se bombean para el regadío. Este dato es similar a la mayor parte de los países desarrollados que se encuentran en climas como el nuestro. Estos bombeos se han llevado a cabo, principalmente, por agricultores.

Barcelona bebe en momentos de seguía gracias a las aguas subterráneas

Otros datos curiosos son que el 36 % de la población de España tiene como fuente de abastecimiento este agua. Y que, en Barcelona, estas aguas tienen un alto valor a la hora de asegurar el suministro en momentos de sequía.

La contaminación de estas aguas

Sin embargo, pese a la importancia de estas aguas, el problema de contaminación es serio: el 37 % de las masas de agua están declaradas “en riesgo” de no cumplir con los objetivos ambientales. No obstante, 184 de estas masas están fuera de peligro.

Por el momento, las aguas subterráneas en España siguen siendo una de las principales fuentes de abastecimiento, incluso en momentos de excepcionalidad.

imagen

Cómo crear un pozo de drenaje con anillos de hormigón

Cómo crear un pozo de drenaje con anillos de hormigón

Una de las soluciones más efectivas para instalar pozos de drenaje es utilizar anillos de hormigón armado, que se caracterizan por contar con una altura y un diámetro específicos para cubrir nuestras necesidades más puntuales. Para llevar a cabo este trabajo tendremos que movilizar maquinaria pesada y equipada con cubierta y escotilla, especializada en la elevación de este tipo de estructuras.

Para completar esta realización es necesario generar la aplicación de mortero de hormigón, y una vez secado, colocar juntas de masilla impermeable selladas para que la resistencia de estos pozos de drenaje aumente considerablemente.

Claves para la colocación de los anillos de hormigón

Los anillos de hormigón prefabricados son la opción más segura, económica y rápida para el acabado interior de este tipo de instalaciones, pues cuentan con agujeros de drenaje que brindan una solución más que interesante y, además, su colocación resulta sencilla.

Para que estos anillos puedan conservar la verticalidad es muy importante asegurarnos de que la base del pozo esté nivelada de manera adecuada. Si fuera necesario no estaría de más realizar una solera o pequeña base. Del mismo modo, propiciar un filtrado y drenaje correctos que garanticen el caudal de entrada al pozo requiere rellenar el perímetro de estos anillos de hormigón, una vez colocados, con grava de 4-6 milímetros, desde su base hasta una cota de más dos metros.

El resto de metros que quedan hasta la superficie hemos de cubrirlos con el propio material extraído anteriormente para construir el pozo. En este sentido, es recomendable utilizar los fragmentos y piedras de un tamaño mayor. En los últimos 30 centímetros hasta la superficie debemos emplear un zuncho perimetral para asegurar el cuello de estos pozos de drenaje, que asimismo ha de servir de base para iniciar lo que se conoce como brocal o boca del pozo.

imagen

Todo lo que debes saber sobre la legislación de evaluación del impacto ambiental

Todo lo que debes saber sobre la legislación de evaluación del impacto ambiental

Actualmente la normativa para la evaluación del impacto ambiental que se mantiene vigente en la Unión Europea es indispensable si se quiere proteger el medio ambiente. Esta normativa establece mecanismos de corrección y compensación muy eficientes y garantiza la prevención de cualquier tipo de impacto ambiental.

Legislación: normativa en la Unión Europea

A nivel europeo, contamos en la actualidad con varias normas aprobadas a lo largo de los años, desde 2001 hasta hoy:

-En 2001 se aprobó la evaluación de los efectos de algunos programas concretos y planes cuyas acciones tuvieran repercusiones negativas en el medio ambiente.

-En mayo de 2003 se establecieron las medidas necesarias para llevar a cabo la participación del público en la realización de planes beneficiosos para el entorno ambiental.

-La siguiente normativa vino en octubre de 2008 y se aprobó el Protocolo de Evaluación Estratégica del Medio Ambiente de la Convención de Espoo de 1991. Esta normativa trata la evaluación producida por el impacto medioambiental que se da en un contexto transfronterizo.

-Tres años más tarde vino la normativa que trata el examen de las repercusiones que tienen algunos proyectos públicos y privados sobre la naturaleza.

-Por último, en abril de 2014 el Parlamento y el Consejo Europeos ratificaron la normativa que modifica la ya aprobada en 2011, por la cual las repercusiones medioambientales de ciertos proyectos tanto públicos como privados debían ser evaluadas.

A nivel estatal y de Comunidad Autónoma

-A nivel estatal disponemos de una ley que reúne el régimen jurídico de planes, programas y proyectos. Esta normativa se creó en 2013.

-A nivel de comunidad autónoma, cada una tiene su propia legislación debido a que este es un asunto cuya regulación debe tener en cuenta las características de cada región.

Como conclusión debemos decir que el impacto ambiental es algo muy serio y tenemos que intentar reducirlo siguiendo, de forma estricta, las normativas que existen.

imagen

Criterios de sostenibilidad ambiental en España

Criterios de sostenibilidad ambiental en España

Una evaluación ambiental estratégica es un proceso administrativo que ayuda a incorporar criterios de sostenibilidad ambiental en la toma de decisiones importantes, a través de la evaluación de planes y programas. El procedimiento de evaluación en España se encuentra, además, regulado por la Ley 21 / 2013 del 9 de diciembre, en la cual se unificaron en una norma los sistemas anteriores de evaluación de impacto, y resumieron en una figura la evaluación ambiental.

Pero, ¿qué criterios de sostenibilidad existen en España? Es importante conocerlos.

Sostenibilidad ambiental en España: los criterios en la evaluación ambiental estratégica

Son objetivo de evaluación ambiental los planes y programas, además de sus modificaciones que estén adoptadas o aprobadas por una administración y que se elaboren o se aprueben por disposiciones estratégicas o acuerdo del Consejo de Ministros del Gobierno.

Los criterios de una evaluación son los siguientes cuando:

– Se establezcan marcos para autorizar proyectos sometidos a evaluar el impacto ambiental y sean de agricultura, ganadería, pesca, energía, minería o industria.

– Los requerimientos de evaluación por posibles afecciones a espacios Red Natura 2000 en términos provistos en Ley 42 /2007 de 13 de diciembre.

– Los comprendidos en la evaluación simplificada que se decida por caso en el órgano ambiental.

– Existan planes o programas determinados por órgano ambiental, siempre a solicitud de los promotores.

Constancia de la evaluación ambiental estratégica en la sostenibilidad ambiental:

Constará cuando se presenten los siguientes trámites:

Solicitud inicial

– Consultas previas y determinación del alcance de estudios ambientales

Elaboración del estudio

– Información pública y consultas a la administración pública afectada

Análisis técnico del expediente

– Declaración ambiental estratégica

El órgano dispone de tres meses desde la recepción de la solicitud de inicio, acompañando, eso sí, un plan inicial, programa o documento estratégicos.

Estos son los criterios de sostenibilidad ambiental que existen en la actualidad en la evaluación ambiental estratégica.

imagen

alternativas al dewatering

alternativas al dewatering

Con el nombre genérico de dewatering conocemos la separación que se produce entre los elementos sólidos y líquidos de un producto de desecho, que se lleva a cabo mediante distintas acciones de tipo físico y químico. Su aplicación principal viene en el tratamiento de lodos de desecho.

¿Qué alternativas existen al método del dewatering?

Teniendo en cuenta lo anterior, cabe señalar que este modelo, también conocido como modelo de deshidratación del lodo, no es completamente satisfactorio. Efectivamente, los costes generados, así como los muchos residuos que se generan con el mismo hacen que sea de interés la búsqueda de una alternativa viable al mismo.

Así el uso adecuado del llamado wellpoint puede resultar de gran utilidad. En este modelo se bombea a la tierra, al agua y al aire por separado, logrando separar ambas realidades hasta conseguir que sean reutilizables por separado, algo que resulta de especial importancia cuando hablamos de agua que se puede volver a usar en riegos y otras actividades humanas. Es una solución bastante sofisticada para este problema.

Otra de las fórmulas alternativas al dewatering son los llamados bombeos superficiales, muy utilizados debido a su baja complejidad técnica. Básicamente hablamos de la preparación de zanjas de drenaje (incluso pozos) que buscan canalizar el agua hasta las unidades de bombeo para, y una vez allí, llevar a cabo la separación de los distintos elementos que existen en los lodos. Este sistema exige escasa preparación en cuanto a maquinaria, pero cuenta con la pega de que solamente es efectivo en lugares donde la capa freática se encuentre a poca distancia de la superficie, como mucho a dos o tres metros de profundidad.

Por último, se pueden utilizar pozos de gran capacidad, que son especialmente interesantes en casos de capas freáticas situadas a más de cinco metros de profundidad desde la superficie.

Elige el dewatering o cualquier otra alternativa para deshidratar el lodo.

 

Orientaciones sobre la clasificación de residuos

Orientaciones sobre la clasificación de residuos

La Comisión Europea publicó hace unas semanas una misiva con las orientaciones técnicas sobre diferentes aspectos. Entre ellos, estaban todos los referidos a los tratamientos técnicos en la clasificación de los residuos. Lo hace a través de la Directiva Marco sobre Residuos (DMR) y sobre la Lista Europea e Residuos (LER). Estas orientaciones contienen diversas aclaraciones para las administraciones nacionales y, en un menor rango, para las empresas.

Sabemos que recogen la interpretación y aplicación de las orientaciones dentro de la legislación europea, en todo lo relativo a la clasificación y evaluación de residuos, siempre atendiendo a si son peligrosos o no.

Clasificación de residuos: orientaciones y tratamientos técnicos

Para una correcta clasificación de los residuos (tanto los peligrosos como los no peligrosos), debemos considerar una serie de circunstancias. La clasificación mencionada afectará, con posterioridad y en materia de embalaje y etiquetado, también a la legislación aplicable.

La DMR llega a establecer disposiciones en caso de que un estado miembro considere que un residuo es peligroso, aunque en la LER no figure como tal. En el caso de la LER, esta ofrece disposiciones añadidas para evaluar las características de peligrosidad y clasificación de residuos en tres niveles.

Para todos los estados miembros de la Unión Europea es de obligado cumplimiento la LER, aunque no precisa de trasposición a los ordenamientos jurídicos de ningunos de los estados. Eso sí, algunos países han publicado algunos documentos de orientación en los que se dice que la LER tiene fin de ayuda a autoridades encargadas de la aplicación de la lista.

Comunicación sobre orientaciones técnicas

Se estructura en tres capítulos:

Introducción. Pone en antecedentes el contexto global sobre la clasificación de residuos.

Marco legislativo. Abarca las directivas europeas que rigen el contexto legislativo.

Procedimientos para la clasificación de residuos.

En esta página detallamos la clasificación de residuos y su orientación en los tratamientos técnicos.

12317