Principales factores que causan la contaminación de aguas subterráneas

Principales factores que causan la contaminación de aguas subterráneas

La contaminación de aguas subterráneas se produce por migración de contaminantes desde la superficie hasta los acuíferos. Estos agentes alteran las propiedades fisicoquímicas de las aguas, perjudicando su calidad.

Las consecuencias más graves de estos fenómenos suelen tener carácter antrópico, aunque podemos incluir causas naturales.

Principales formas de contaminación de acuíferos

La contaminación de aguas subterráneas conlleva el acceso de las sustancias contaminantes a los acuíferos de muy diversas maneras.

Podemos hablar de infiltración de agentes contaminantes que se hallan en la superficie y se filtran con la ayuda de las lluvias o de filtraciones a partir de almacenes subterráneos como escombreras. Igualmente, las filtraciones se pueden producir desde ríos contaminados.

Otras causas son los derrames accidentales desde depósitos o conducciones empleados en operaciones industriales. Cabe destacar que la contaminación de un acuífero puede propagarse a otras aguas freáticas adyacentes.

Actividades que presentan riesgos de contaminación

Muchas infiltraciones tienen lugar a partir de lixiviados de residuos urbanos de vertederos, que arrastran contaminantes tanto orgánicos como inorgánicos. La lixiviación implica filtraciones de los líquidos en los residuos, que son potenciadas por las lluvias.

Las actividades agrarias también son potentes focos de contaminación de aguas subterráneas por filtración de fertilizantes o plaguicidas. Del mismo modo, las masivas explotaciones ganaderas suponen fuentes de contaminación, principalmente, debido a purines.

Igualmente, la salinización de los acuíferos costeros también altera gravemente su composición por intrusión de agua marina como causa de su sobreexplotación.

Por último, son las actividades industriales, incluyendo las operaciones mineras y nucleares, las que presentan los más graves riesgos de contaminación, destacando los derivados del petróleo o el radio.

Actualmente, alrededor de 170 de las 700 masas de agua en España (25 % de los acuíferos) aparecen afectadas por contaminación difusa, principalmente, debida a la presencia de nitratos. En este contexto, la contaminación de aguas subterráneas es un acuciante problema, demandando, sobre todo, estricta prevención y remediación experta.