Qué es y cómo se detecta el nivel freático

Qué es y cómo se detecta el nivel freático

Por nivel freático, entendemos la capa superior de un acuífero, allí donde la presión del agua es igual a la atmosférica. Más específicamente y aplicado a términos prácticos, este nivel será la distancia a la que se encuentra un acuífero desde la superficie del terreno… O, en otras palabras, lo que será necesario excavar hasta llegar al agua, cuando queramos hacer un pozo. Esa profundidad vendrá determinada por las circunstancias geográficas, climáticas y ambientales del lugar y puede variar mucho. Adicionalmente este nivel podrá variar, en su distancia hasta la superficie. Fundamentalmente, conforme a las precipitaciones o, en ciertos casos cercanos a la costa, en base a las mareas.

El agua situada por debajo del nivel freático será el agua freática, tendrá una presión positiva y dará lugar a acuíferos. Por encima de este nivel, ya hablamos de aguas capilares, cuya presión es negativa y permanece retenida por los capilares del suelo. El agua subterránea podrá venir de la sedimentación (la que ha quedado incluida en el suelo sedimentario, al producirse un depósito de sus partículas) o infiltración (proveniente de contextos como la lluvia, el mar, lagos, los ríos o el deshielo). Adicionalmente, podrán aparecer los llamados niveles freáticos colgados, que son aquellos que aparecen en terrenos de tipo impermeable y resultan independientes, en profundidad y características, del nivel freático general.

Cómo determinar el nivel freático

La forma más habitual de determinarlo es mediante sondeos, en los que se detecta el agua y se mide la cota, en base a la perforación. Los sondeos deberán ser varios, en diversos momentos del año, con el fin de eliminar las posibles incidencias de las lluvias estacionales, de los ríos, del mar y de otras circunstancias. Otras posibilidades para encontrar el nivel freático van a depender de fotografías infrarrojas, estratigrafía, petrografía, percepción remota, radar o geografía estructural.