Tipos de pozos de drenaje

Tipos de pozos de drenaje

En el drenaje de terrenos disponemos de sistemas horizontales a base de zanjas y de sistemas verticales a base de pozos. Los pozos de drenaje o well point son sistemas verticales cuya misión es reducir la cantidad de agua del terreno.

Los pozos se utilizan de dos formas: para perforar un estrato impermeable poco profundo y dar así salida al agua superficial o para rebajar un nivel freático alto. Por ello resulta fundamental conocer con precisión la estratigrafía del terreno ya que de ella vendrá derivada, no sólo la profundidad de pozo que necesitemos sino incluso su viabilidad como sistema drenante.

Pozos de drenaje permanentes

Básicamente son conductos rellenos de material granular que filtran las aguas. Los conductos pueden estar perforados para permitir el paso del agua circundante y colocarse formando una malla. De esta manera el agua del terreno pasa fácilmente al pozo y por él cae hasta una profundidad que permita su evacuación por los estratos más permeables. Cuando estos estratos son muy profundos, también pueden facilitar el que el agua caiga desde las capas superficiales hasta el estrato anegado más rápidamente.

Pozos de drenaje provisionales

Se usan para permitir excavaciones en terrenos anegados bombeando el agua a través de ellos mientras duran los trabajos. Son conductos perforados que se hincan en el terreno y conectan a una bomba de achique. Cuando el caudal de extracción es superior al de filtración por el terreno natural, el nivel freático disminuye facilitando la excavación.

El mantenimiento de estos pozos asegura su eficacia dado que con el tiempo se colmatan por la acumulación de finos. El uso de láminas geotextiles y de pozos auxiliares areneros facilita la limpieza. Mientras la profundidad de los well point dependerá del caudal que necesitemos drenar y de la estratigrafía del terreno, su diámetro dependerá fundamentalmente de que el pozo necesite o no ser registrable.

imagen