El rebajamiento freático, clave de la seguridad en las operaciones de excavación

El rebajamiento freático, clave de la seguridad en las operaciones de excavación

La presencia del nivel freático es un problema que irrumpe frecuentemente durante la excavación con diferentes objetivos, dificultando enormemente los trabajos en el terreno a niveles inferiores. Por lo tanto, se hace necesario un rebajamiento freático o drenaje, ya sea temporal o definitivo, que permita el control adecuado de estas aguas y el éxito del proyecto.

Esta técnica consiste en la extracción del agua intersticial de dicho nivel hasta conseguir condiciones seguras de humedad en el terreno.

En este marco de actuación, es imprescindible recurrir a un estudio de rebajamiento freático para determinar la metodología más conveniente de excavación y contención, delimitando el número de pozos necesarios, junto con su profundidad y caudal. Igualmente, resulta fundamental establecer las características hidrológicas del suelo y la granulometría del empaque de grava, entre otros parámetros.

Estudio del rebajamiento freático: métodos más comunes

A continuación, exponemos los métodos más comunes para el abatimiento freático:

– El well-point se realiza por bombeo mediante bombas succionadoras separadas entre 1,5 m y 3 m entre sí y con una altura máxima de succión inferior a 7 m. Normalmente, se consigue una reducción de la cota de agua de unos 7 cm, pudiendo recurrir a un sistema escalonado si se requiere más reducción.

También, existe el well-point por inyección, empleado cuando se necesita succionar a distintos niveles. En cualquier caso, debemos recordar que este método tiene carácter temporal, por lo que hay que contemplar la posterior recuperación del nivel y las medidas pertinentes al respecto.

– Los pozos profundos de bombeo operan por aspiración forzada y rebajan acuíferos de grandes dimensiones, óptimamente, en terrenos muy permeables.

Se emplean pozos de profundidad y bombas sumergidas de gran caudal.

En definitiva, la técnica de rebajamiento freático resulta imprescindible para garantizar el trabajo seguro de las excavaciones en seco por debajo de dicho nivel. Asimismo, como metodología, resulta recomendable frente a la extracción de agua con bombeo abierto.

Principales factores que causan la contaminación de aguas subterráneas

Principales factores que causan la contaminación de aguas subterráneas

La contaminación de aguas subterráneas se produce por migración de contaminantes desde la superficie hasta los acuíferos. Estos agentes alteran las propiedades fisicoquímicas de las aguas, perjudicando su calidad.

Las consecuencias más graves de estos fenómenos suelen tener carácter antrópico, aunque podemos incluir causas naturales.

Principales formas de contaminación de acuíferos

La contaminación de aguas subterráneas conlleva el acceso de las sustancias contaminantes a los acuíferos de muy diversas maneras.

Podemos hablar de infiltración de agentes contaminantes que se hallan en la superficie y se filtran con la ayuda de las lluvias o de filtraciones a partir de almacenes subterráneos como escombreras. Igualmente, las filtraciones se pueden producir desde ríos contaminados.

Otras causas son los derrames accidentales desde depósitos o conducciones empleados en operaciones industriales. Cabe destacar que la contaminación de un acuífero puede propagarse a otras aguas freáticas adyacentes.

Actividades que presentan riesgos de contaminación

Muchas infiltraciones tienen lugar a partir de lixiviados de residuos urbanos de vertederos, que arrastran contaminantes tanto orgánicos como inorgánicos. La lixiviación implica filtraciones de los líquidos en los residuos, que son potenciadas por las lluvias.

Las actividades agrarias también son potentes focos de contaminación de aguas subterráneas por filtración de fertilizantes o plaguicidas. Del mismo modo, las masivas explotaciones ganaderas suponen fuentes de contaminación, principalmente, debido a purines.

Igualmente, la salinización de los acuíferos costeros también altera gravemente su composición por intrusión de agua marina como causa de su sobreexplotación.

Por último, son las actividades industriales, incluyendo las operaciones mineras y nucleares, las que presentan los más graves riesgos de contaminación, destacando los derivados del petróleo o el radio.

Actualmente, alrededor de 170 de las 700 masas de agua en España (25 % de los acuíferos) aparecen afectadas por contaminación difusa, principalmente, debida a la presencia de nitratos. En este contexto, la contaminación de aguas subterráneas es un acuciante problema, demandando, sobre todo, estricta prevención y remediación experta.

Agua subterráneas: su relación con las aguas superficiales

Agua subterráneas: su relación con las aguas superficiales

Los profesionales y las empresas que nos dedicamos a un sistema de tratamiento de agua, realizando estudios hidrogeológicos, sabemos diferenciar bien entre agua subterráneas y las superficiales.

Estudios hidrogeológicos: agua subterránea y superficial

Las aguas superficiales son las que se encuentran sobre la superficie de la corteza de la tierra, como los océanos, los mares, arroyos, ríos o lagos. También pueden ser las placas de hielo que hay en los picos de las montañas o las placas polares.

Por otro lado, las aguas subterráneas son aquellas que se almacenan bajo la superficie terrestre.

Relación entre agua subterránea y superficial y sistema de tratamiento de agua

La relación entre las dos aguas, en la actualidad, se debe a que forman ambas parte del mismo Ciclo Hidrológico, formando parte al ciclo general del agua. Este se inicia con la evaporación del agua en mares y océanos por la energía solar y finalizando con la lluvia, hasta que la precipitación penetra en la superficie de la corteza terrestre llenando poros y fisuras del suelo.

Las aguas superficiales se generan a través de la precipitación atmosférica, pero también de aflorar agua subterránea o por la fusión de placas de hielo. Contamos con tres tipos de agua superficial: el agua que corre por escorrentías, la que se encuentra almacenada en un lago natural o artificial y la que está en estuarios. En el caso de las aguas subterráneas hablamos de aguas que forman parte del nivel freático, bien sea en un pozo o en acuífero bajo tierra.

En definitiva, la relación entre ambas aguas es que las agua subterráneas van a parar directa o indirectamente a un curso superficial. En el caso de las subterráneas, pueden proceder de agua superficial. La diferencia es vital para un sistema de tratamiento de agua o para realizar diversos estudios hidrogeológicos.

Rebajamiento Nivel Freático EDAR Lagares. Vigo

Rebajamiento Nivel Freático EDAR Lagares. Vigo

ENVIROSOIL ha ejecutado con éxito el Rebajamiento del nivel freático necesario para la construcción de la EDAR Lagares logrando con la instalación y operación del sistema de bombeo un terreno totalmente seco. Una obra de gran exigencia técnica con el mar a escasos metros. También se ejecutó una fase de rebajamiento del nivel freático para permitir reducir el empuje del terreno, consiguiendo el ahorro de un nivel de arriostramiento.

Cliente: UTE EDAR LAGARES (ISOLUX CORSAN y OHL)