Orientaciones sobre la clasificación de residuos

Orientaciones sobre la clasificación de residuos

La Comisión Europea publicó hace unas semanas una misiva con las orientaciones técnicas sobre diferentes aspectos. Entre ellos, estaban todos los referidos a los tratamientos técnicos en la clasificación de los residuos. Lo hace a través de la Directiva Marco sobre Residuos (DMR) y sobre la Lista Europea e Residuos (LER). Estas orientaciones contienen diversas aclaraciones para las administraciones nacionales y, en un menor rango, para las empresas.

Sabemos que recogen la interpretación y aplicación de las orientaciones dentro de la legislación europea, en todo lo relativo a la clasificación y evaluación de residuos, siempre atendiendo a si son peligrosos o no.

Clasificación de residuos: orientaciones y tratamientos técnicos

Para una correcta clasificación de los residuos (tanto los peligrosos como los no peligrosos), debemos considerar una serie de circunstancias. La clasificación mencionada afectará, con posterioridad y en materia de embalaje y etiquetado, también a la legislación aplicable.

La DMR llega a establecer disposiciones en caso de que un estado miembro considere que un residuo es peligroso, aunque en la LER no figure como tal. En el caso de la LER, esta ofrece disposiciones añadidas para evaluar las características de peligrosidad y clasificación de residuos en tres niveles.

Para todos los estados miembros de la Unión Europea es de obligado cumplimiento la LER, aunque no precisa de trasposición a los ordenamientos jurídicos de ningunos de los estados. Eso sí, algunos países han publicado algunos documentos de orientación en los que se dice que la LER tiene fin de ayuda a autoridades encargadas de la aplicación de la lista.

Comunicación sobre orientaciones técnicas

Se estructura en tres capítulos:

Introducción. Pone en antecedentes el contexto global sobre la clasificación de residuos.

Marco legislativo. Abarca las directivas europeas que rigen el contexto legislativo.

Procedimientos para la clasificación de residuos.

En esta página detallamos la clasificación de residuos y su orientación en los tratamientos técnicos.

Borrador del anteproyeco que modifica la Ley 22/2011

Borrador del anteproyeco que modifica la Ley 22/2011

Ya se ha publicado el borrador del anteproyecto que va a modificar la Ley 22/2011 sobre residuos y suelos contaminados. Este borrador incluye como una de las principales novedades el reciclaje de biorresiduos, residuos textiles o peligrosos, todos de origen doméstico para la mejora de la gestión de residuos en los municipios.

¿Qué recoge este borrador? A continuación, mostramos todos los detalles al respecto.

Residuos y suelos contaminados: el borrador del anteproyecto por el cual se modifica la Ley 22/2011

Para una gran mejora de la gestión y lograr evitar un exceso de contaminación que procede de residuos reciclables, se incluye en la Ley la modificación que nos obliga a reciclar los textiles y residuos que sean peligrosos, pero todos ellos de origen doméstico.

La recogida de estos residuos será separada y obligatoria con fecha límite de finales de diciembre de 2024, además de separarse los biorresiduos antes de finales del año 2020 para las localidades de más de 5000 habitantes y antes del 2024 para el resto de municipios españoles.

¿Cuál es la estructura de la Ley 22/2011?

El título I de la Ley contiene disposiciones y principales, dividiéndose en dos capítulos. En este título se introducen definiciones relacionadas con los residuos.

El capítulo II se encuentra dedicado a conceptos de subproducto y de fin de condición de residuo, estableciendo diferentes pautas que debe cumplir un residuo para considerarse subproducto o perder su condición.

En el III se desarrollan las obligaciones de productores y gestores de basura. Mientras, en el IV se delimita el ámbito de la responsabilidad ampliada al productor y en el V se recoge la regulación de los suelos contaminados.

Los residuos y suelos contaminados cuentan con la Ley 22/2011 que ahora va a ser modificada para mejorar la recogida, la gestión y el reciclaje o tratamiento posterior.

imagen

Arcelor obligado a retirar 7,000 toneladas de tierra contaminada

Arcelor obligado a retirar 7,000 toneladas de tierra contaminada

Que Arcelor es una de las empresas más importantes del mundo en materia de acero es un hecho. Pero hasta las grandes empresas deben corregirse cuando llega el momento. Por eso, la empresa global limpió 7.000 toneladas de tierra contaminada.

Causas de la descontaminación por tierra contaminada

La tierra contaminada se localizó en la instalación de baterías de cok, en la factoría de Veriña, en Gijón, concretamente en el área de subproductos. Entre las razones esgrimidas para tal movimiento figuraron un mayor nivel genérico con referencia en naftaleno, benzopireno e hidrocarburos totales, lo mismo que implica un riesgo para la salud.

Luego de un parón obligado, la empresa informó el mes pasado que arrancará la primera batería de cok en dicha factoría en octubre de 2019, además de la planta de subproductos. En marzo de 2020 comenzará la construcción de una segunda batería. Cabe mencionar que las viejas baterías de cok ya habían sido derribadas cuando acometería la empresa la limpieza de esas 7.000 toneladas de tierra.

A raíz de la retirada de las toneladas de tierra y otros temas, el impacto ambiental de la planta de Arcelor, en Gijón, genera dudas en algunas asociaciones y mucha incertidumbre. En este sentido, un documento ambiental que data de 2016 señala que el proyecto de Arcelor en Gijón puede contaminar el suelo en un rango moderado. Ante eso, el planteamiento de Arcelor incluye acciones de prevención y evitación ante vertidos líquidos y sólidos.

En el caso de la coquería, dónde se ubicarán las baterías de carbón de coque, tendrá una capa de hormigón que la impermeabilizará y evitará así que afecte en el futuro al suelo.

Arcelor, cuya sede central se localiza en Luxemburgo, es uno de los gigantes mundiales de la producción de acero. Es el resultado de la unión de tres grupos siderúrgicos: Aceralia, Arbed y Usinor. ​

imagen

Principales factores que causan la contaminación de aguas subterráneas

Principales factores que causan la contaminación de aguas subterráneas

La contaminación de aguas subterráneas se produce por migración de contaminantes desde la superficie hasta los acuíferos. Estos agentes alteran las propiedades fisicoquímicas de las aguas, perjudicando su calidad.

Las consecuencias más graves de estos fenómenos suelen tener carácter antrópico, aunque podemos incluir causas naturales.

Principales formas de contaminación de acuíferos

La contaminación de aguas subterráneas conlleva el acceso de las sustancias contaminantes a los acuíferos de muy diversas maneras.

Podemos hablar de infiltración de agentes contaminantes que se hallan en la superficie y se filtran con la ayuda de las lluvias o de filtraciones a partir de almacenes subterráneos como escombreras. Igualmente, las filtraciones se pueden producir desde ríos contaminados.

Otras causas son los derrames accidentales desde depósitos o conducciones empleados en operaciones industriales. Cabe destacar que la contaminación de un acuífero puede propagarse a otras aguas freáticas adyacentes.

Actividades que presentan riesgos de contaminación

Muchas infiltraciones tienen lugar a partir de lixiviados de residuos urbanos de vertederos, que arrastran contaminantes tanto orgánicos como inorgánicos. La lixiviación implica filtraciones de los líquidos en los residuos, que son potenciadas por las lluvias.

Las actividades agrarias también son potentes focos de contaminación de aguas subterráneas por filtración de fertilizantes o plaguicidas. Del mismo modo, las masivas explotaciones ganaderas suponen fuentes de contaminación, principalmente, debido a purines.

Igualmente, la salinización de los acuíferos costeros también altera gravemente su composición por intrusión de agua marina como causa de su sobreexplotación.

Por último, son las actividades industriales, incluyendo las operaciones mineras y nucleares, las que presentan los más graves riesgos de contaminación, destacando los derivados del petróleo o el radio.

Actualmente, alrededor de 170 de las 700 masas de agua en España (25 % de los acuíferos) aparecen afectadas por contaminación difusa, principalmente, debida a la presencia de nitratos. En este contexto, la contaminación de aguas subterráneas es un acuciante problema, demandando, sobre todo, estricta prevención y remediación experta.

Los residuos contaminantes más peligrosos para el medioambiente

Los residuos contaminantes más peligrosos para el medioambiente

La contaminación ambiental supone un grave riesgo muy generalizado y que nos afecta a todos directamente. Según datos ofrecidos por estudios del 2015, el 16 % de muertes mundiales (esto es más de 9 millones de personas) fue debido a enfermedades relacionadas con esta problemática, siendo el vertido de residuos (tanto al agua como al suelo o a la atmósfera) uno de los principales agentes contaminantes.

Por su volumen de vertido y peligros asociados destacan los siguientes residuos:

Metales pesados

Son bioacumulativos y no se degradan. El mercurio, por citar uno de los principales, es un neurotóxico letal en estado vaporizado y, asociado a las aguas, resulta muy difícil de eliminar. Otros metales altamente peligrosos son el cadmio, el arsénico y el plomo, que proceden de explotaciones industriales como la minería, la extracción de oro y cualquier actividad química.

Gases

No podemos considerar estos gases residuales como tóxicos per se, pero su vertido masivo mundial causa estragos tan alarmantes como el fenómeno del calentamiento global, formaciones de ozono en el suelo, el esmog urbano o las lluvias ácidas que perjudican las propiedades del suelo.

Compuestos orgánicos sintéticos

En este grupo incluimos residuos asociados a la industria del petróleo o a las actividades que incorporan plaguicidas y que son tóxicos, bioacumulativos y extremadamente volátiles. Algunos de estos contaminantes acidifican el pH del suelo y lo inutilizan, como los hidrocarburos, mientras que otros contaminan el aire gravemente, destruyen la capa de ozono y producen efectos cancerígenos.

Los estudios concluyen

En definitiva, este no es un problema que podamos contemplar de lejos sin ser parte activa de la gestión sostenible de residuos. Se ha de recurrir a empresas especializadas que dispongan de los conocimientos, técnicos cualificados y herramientas para la remediación de suelos o descontaminaciones diversas. Sin embargo, también se trata de una cuestión social en la que una correcta concienciación resulta imprescindible para abrir caminos de prevención.

La remediación de pasivos ambientales vital para compensar perjuicios sobre la salud personal y ambiental

La remediación de pasivos ambientales vital para compensar perjuicios sobre la salud personal y ambiental

Se considera un pasivo ambiental toda instalación, resto en cualquier estado de la materia, o depósito residual que procede de una actividad humana y que implica un peligro potencial de considerada gravedad para la calidad de vida de las personas y para la integridad del medioambiente y ecosistemas próximos. Por lo tanto, la llamada remediación de pasivos ambientales supone una medida de crítica importancia para la recuperación y restauración de los recursos deteriorados.

En principio, se puede deber a la mala gestión de una actividad industrial concreta (ya sea petrolífera, minera, metalúrgica, entre otras), a un accidente o a la negligencia humana directa en el manejo de los proyectos.

Cómo remediar los pasivos ambientales

Estas circunstancias de riesgo precisan de estrictas medidas de mitigación, pues debemos sanear y minimizar cada daño en la medida de lo posible, partiendo de intensivos estudios y evaluaciones sobre la situación específica y su impacto. Lógicamente, la identificación de los problemas causados es clave para la cuantificación tanto del valor económico como del ambiental y sobre la salud.

Es pues una empresa especialista la que establece un preciso plan a ejecutar tras una asesoría profunda de la situación que nos lleve a un diagnóstico serio, contando con estudios hidrológicos, geoquímicos, entre una gran diversidad según el caso.

Tras la implementación de todas las medidas establecidas con un plan de cierre e ingeniería de alto detalle, se abre el también exhaustivo proceso de la monitorización constante de la estabilidad conseguida. Igualmente trascendente es que consideremos la posibilidad de la recuperación sostenible y reaprovechamiento de ciertos materiales implicados.

En definitiva, se trata de una compleja cuestión donde la responsabilidad jurídica y la justicia de las compensaciones se hacen delicadas. Al margen de todo ello, es de vital importancia que consigamos asesoramiento experto en cada caso para que la remediación de pasivos ambientales sea realmente intensiva, eficaz y acorde con los perjuicios causados.

Máster Gestión y Tratamiento de Residuos – UAM

Máster Gestión y Tratamiento de Residuos – UAM

 

 

CONTINÚA ABIERTO PLAZO DE INSCRIPCIÓN

Hasta el próximo 30 de septiembre se puede solicitar inscripción para la próxima 16ª Edición del Máster en Gestión y Tratamiento de Residuos, título propio de la Universidad Autónoma de Madrid (Curso 2017-2018). Fecha prevista de inicio 20 de octubre 2017.

ENVIROSOIL participa activamente en este Máster, apoyando la formación de los alumnos con dos talleres prácticos impartidos por Administrador Ambiental Jhon Ramírez y prácticas en la empresa.

Toda la información y documentación requerida sobre el Máster se puede consultar en nuestra página web: www.uam.es/otros/residuos o en el enlace de la UAM: https://goo.gl/lkcv8F

12