Excavación Selectiva

Excavación Selectiva

ENVIROSOIL está asesorando y ejecutando un proceso de excavación selectiva para la retirada de suelos afectados por metales pesados e hidrocarburos en una zona industrial de Castilla y León, siguiendo nuestro criterio técnico y las prescripciones de la Junta.

Cliente: Construcciones Collosa (www.corporacionllorente.es)

Contaminación de las aguas subterráneas en España

Contaminación de las aguas subterráneas en España

Las aguas subterráneas en España tienen una gran importancia en muchas zonas del país, puesto que es la principal fuente del líquido elemento, especialmente en zonas con bajo registro pluviométrico. No obstante, entre la contaminación y la sobreexplotación de los acuíferos, estas aguas deben ser explotadas con ‘cabeza’.

¿Cuál es el estado de estas aguas? A continuación, se dan detalles al respecto.

Las aguas subterráneas: su importancia en España

Según datos oficiales, el uso de estas aguas en el país se ha incrementado en 2.000 milímetros cúbicos / año en 1960, hasta los 6.500 en los últimos ejercicios. Los usos de estas aguas varían muchísimo dependiendo de la región. Así, es la principal fuente disponible de agua en Canarias y Baleares, pero también en la península, en las cuencas del Segura y del Júcar. Una cuarta parte de estas aguas se bombean en esta última cuenca.

Entre un 75 y 80 % de las aguas se bombean para el regadío. Este dato es similar a la mayor parte de los países desarrollados que se encuentran en climas como el nuestro. Estos bombeos se han llevado a cabo, principalmente, por agricultores.

Barcelona bebe en momentos de seguía gracias a las aguas subterráneas

Otros datos curiosos son que el 36 % de la población de España tiene como fuente de abastecimiento este agua. Y que, en Barcelona, estas aguas tienen un alto valor a la hora de asegurar el suministro en momentos de sequía.

La contaminación de estas aguas

Sin embargo, pese a la importancia de estas aguas, el problema de contaminación es serio: el 37 % de las masas de agua están declaradas «en riesgo» de no cumplir con los objetivos ambientales. No obstante, 184 de estas masas están fuera de peligro.

Por el momento, las aguas subterráneas en España siguen siendo una de las principales fuentes de abastecimiento, incluso en momentos de excepcionalidad.

imagen

Borrador del anteproyeco que modifica la Ley 22/2011

Borrador del anteproyeco que modifica la Ley 22/2011

Ya se ha publicado el borrador del anteproyecto que va a modificar la Ley 22/2011 sobre residuos y suelos contaminados. Este borrador incluye como una de las principales novedades el reciclaje de biorresiduos, residuos textiles o peligrosos, todos de origen doméstico para la mejora de la gestión de residuos en los municipios.

¿Qué recoge este borrador? A continuación, mostramos todos los detalles al respecto.

Residuos y suelos contaminados: el borrador del anteproyecto por el cual se modifica la Ley 22/2011

Para una gran mejora de la gestión y lograr evitar un exceso de contaminación que procede de residuos reciclables, se incluye en la Ley la modificación que nos obliga a reciclar los textiles y residuos que sean peligrosos, pero todos ellos de origen doméstico.

La recogida de estos residuos será separada y obligatoria con fecha límite de finales de diciembre de 2024, además de separarse los biorresiduos antes de finales del año 2020 para las localidades de más de 5000 habitantes y antes del 2024 para el resto de municipios españoles.

¿Cuál es la estructura de la Ley 22/2011?

El título I de la Ley contiene disposiciones y principales, dividiéndose en dos capítulos. En este título se introducen definiciones relacionadas con los residuos.

El capítulo II se encuentra dedicado a conceptos de subproducto y de fin de condición de residuo, estableciendo diferentes pautas que debe cumplir un residuo para considerarse subproducto o perder su condición.

En el III se desarrollan las obligaciones de productores y gestores de basura. Mientras, en el IV se delimita el ámbito de la responsabilidad ampliada al productor y en el V se recoge la regulación de los suelos contaminados.

Los residuos y suelos contaminados cuentan con la Ley 22/2011 que ahora va a ser modificada para mejorar la recogida, la gestión y el reciclaje o tratamiento posterior.

imagen

Tipos de contaminación de aguas subterráneas

Tipos de contaminación de aguas subterráneas

La contaminación del subsuelo por la actividad humana es cada vez más preocupante. El vehículo más frecuente lo constituyen las corrientes de agua generadas por el buzamiento de los estratos que trasladan los contaminantes por el subsuelo.

Con frecuencia los efectos se manifiestan a largo plazo, cuando ya resultan difíciles de combatir. Por ello, la prevención y el conocimiento de los tipos más frecuentes de contaminación resultan fundamentales para preservar el medio ambiente y sus recursos.

Contaminación industrial

Es la que más incide en las aguas subterráneas por el elevado grado de intensidad de la actividad industrial. Puede deberse a residuos directamente vertidos a cauces o al suelo y también a aguas contaminadas durante el proceso industrial que se vierten al alcantarillado. Son especialmente delicados los depósitos de combustibles derivados del petróleo.

Contaminación de la agricultura y ganadería

Se deriva del uso indiscriminado de pesticidas, fertilizantes y otros productos químicos en la superficie que se arrastran al subsuelo con las lluvias o el riego. Por las grandes superficies afectadas pueden contaminar las aguas subterráneas en gran medida.

De índole menos extendida, la concentración de los residuos de animales estabulados y granjas suponen focos importante de contaminación.

Contaminación residencial

Aunque considerada individualmente cada fosa séptica o red de saneamiento es poco importante, la proliferación de puntos afecta especialmente a las aguas subterráneas. Además, el uso residencial tiene con frecuencia elementos de acumulación de agua tales como pozos susceptibles de contaminarse por la cercanía a los focos, lo que agrava el problema.

Si bien los vertidos son inevitables, estos deben estar controlados y depurarse para evitar la contaminación del suelo. Para ello, el uso de redes separativas reduce extraordinariamente los caudales a depurar y simplifica mucho las operaciones de limpieza. La prevención mediante análisis basados en el conocimiento de las corrientes subterráneas es otro factor fundamental para lograr mantener el subsuelo en condiciones óptimas para su aprovechamiento.

imagen

Ideas para evitar la contaminación de suelos

Ideas para evitar la contaminación de suelos

Existen muchos tipos de contaminación, pero uno de los más desconocidos es el que afecta al suelo. Y, con ello, desconocidas para miles de personas son las medidas para evitar la contaminación de suelos. Aunque poco a poco, nos vamos concienciando de la necesidad de cuidar el medio ambiente, aunque todavía queda mucho trabajo por realizar. Para no tener que llegar a la descontaminación de suelos, se deben seguir una serie de consejos y medidas que debemos considerar.

Evitar la contaminación de suelos desde el hogar

Realizar cambios desde nuestra propia casa es una tarea necesaria para conocer todas las posibilidades que tenemos para empezar a evitar la contaminación de suelos. A continuación te contamos los pasos a seguir más importantes:

Reciclaje

Para lograr una descontaminación de suelos, es necesario empezar a reciclar los residuos desde nuestra vivienda. Reciclar el vidrio, los plásticos, las latas o los residuos orgánicos. Separar cada material y depositarlo en el contenedor correspondiente es vital para evitar que los residuos puedan ser absorbidos por el suelo.

Agua contaminada

Si contamos con un jardín, huerto o zona verde, se debe identificar el agua contaminada para no tener que rociarla por el suelo. Evitar que los químicos lleguen al suelo es sumamente importante para evitar la contaminación de suelos.

Reutilizar: más de una vida

En este paso es importante entender por qué es importante reciclar y conocer sus ventajas: existen beneficios para el medio ambiente al no tardar años en descomponerse los productos, además de evitar la fabricación de estos materiales con sustancias contaminantes.

Consumo de productos ecológicos

Consumir este tipo de productos, que otorgan diferentes ventajas como el fabricarse de manera ecológica, evitará la fabricación de más productos de origen material o natural.

Es importante conocer las medidas para evitar la contaminación de suelos que podemos seguir ya desde el hogar: cuidar el medio ambiente es cosa de todos.

Problemas derivados de la explotación de aguas subterráneas

Problemas derivados de la explotación de aguas subterráneas

El agua subterránea es la segunda fuente para suministrar agua de boca y para regar cultivos en algunas partes del estado. Un tercio de este recurso que consumimos en nuestras ciudades llega procedente de aguas subterráneas. No obstante, la explotación de aguas subterráneas puede derivar en problemas graves.

Problemas de la explotación de aguas subterráneas

Una explotación incorrecta de aguas subterráneas origina algunos problemas, que en algunos casos se incrementan por el desconocimiento del estado del acuífero. Estos son los principales problemas:

Agotamiento del acuífero

En algunas zonas donde las precipitaciones son escasas se produce una explotación intensiva que deriva en problemas ecológicos de importancia, como la de agotar el recurso. Los situados en la costa, a medida que se vacían de agua dulce, pueden ser invadidos por agua salada por este hecho.

Contaminación de las aguas

La contaminación de acuíferos es siempre por la acción del hombre. Esta contaminación puede deberse a la acumulación de purines o la cercanía de pozos sépticos; a la existencia de vertederos de residuos urbanos e industriales o bien a un excesivo uso de fertlizantes de la agricultura.

Problemas en los suelos

El abandono por sobreexplotación del acuífero puede provocar una subida del nivel freático, inundando edificaciones que habían sido construidas sin temor a este nivel.

Además, alguna explotación de agua subterránea puede inducir a la subsidencia del terreno al caer la presión que ejercen las aguas subterráneas.

Medidas para corregir la sobreexplotación

Cuando se produce sobreexplotación, debe actuarse cuanto antes para recuperar los niveles freáticos, mediante:

– Prohibir la construcción de nuevos pozos.

– Detener sobrebombeos.

– Parando cualquier extracción de aguas.

– Recargar artificialmente los acuíferos por zonas.

La explotación de aguas subterráneas puede conllevar problemas de sobreexplotación de un recurso tan preciado como es el agua, máxime en momentos de sequía pertinaz que padece en España. Por ello, hay que saber una serie de consideraciones para evitar problemas mayores.

Saber si un suelo está contaminado sin analizarlo

Saber si un suelo está contaminado sin analizarlo

Para poder saber si un suelo está contaminado sin necesidad de analizarlo se dispone de ciertos recursos previos de consulta administrativa.

El Real Decreto 9/2005 determina las actividades de tipo comercial o industrial, que pueden suponer un riesgo de contaminación y la metodología estándar para declarar un suelo como efectivamente contaminado.

Estas actividades se establecen como potencialmente peligrosas, ya sea porque implican el empleo de sustancias peligrosas o porque la producción de residuos pueda acabar contaminando el suelo.

Los titulares de dichas actividades han de elaborar un informe preliminar de la situación del suelo y remitirlo a la comunidad autónoma que corresponda.

Así, los propietarios de los terrenos donde se haya realizado alguna de estas actividades están obligados a declararlo explícitamente en la escritura, en el Registro de la Propiedad.

Al mismo tiempo, las comunidades autónomas confeccionarán inventarios con los suelos que se han declarado contaminados, lo cual también es objeto de anotación en el Registro de la Propiedad.

Otros documentos que se pueden hallar en la empresa y que ayudarían a saber si un suelo está contaminado o no, son informes diversos al respecto de gestiones de residuos peligrosos o documentos de la Consejería de Seguridad de Mercancías Peligrosas.

Tratamiento de modo voluntario

Por otro lado, existe la posibilidad de proceder al tratamiento de remediación del suelo sin que haya sido declarado como contaminado a través de un proyecto de acción voluntaria. En este sentido, la administración registrará estos procesos de descontaminaciones voluntarias como seguimiento.

A la luz de lo expuesto, si realmente se necesita saber si un suelo está contaminado, hay que recurrir precisamente a la consulta de este inventario de suelos contaminados de la comunidad autónoma pertinente o, alternativamente, acudir al Registro de la Propiedad donde, por obligación, tuvo que ser anotada la realización de actividades potencialmente peligrosas en el terreno considerado.

Gravedad de las consecuencias de la contaminación del suelo

Gravedad de las consecuencias de la contaminación del suelo

De entre la multitud de consecuencias de la contaminación del suelo destaca la degradación de su calidad debido a la presencia de contaminantes de diversos tipos. Estas sustancias inhabilitan el suelo para seguir operando naturalmente dentro de su ecosistema y también imposibilitan su uso para actividades humanas.

La ocupación de espacio y recursos naturales se hacen comunes en el marco de las actividades desaforadas de expansión industrial y, por ende, los accidentes, las negligencias y el abuso de las multinacionales se vuelven también frecuentes.

Consecuencias de la contaminación del suelo

Dependiendo de las características de cada contaminante y su concentración, podemos hablar de perjuicios más o menos graves sobre la flora y la fauna. Muchas de estas sustancias alteran la cadena trófica al ser bioacumulables. Los daños sobre la armonía natural de los ecosistemas son, frecuentemente, irreversibles, implicando inicuos efectos sobre las poblaciones humanas circundantes.

De hecho, según datos de la OMS, cada año pierden la vida más de 12 millones de personas por habitar en medios insalubres, siendo los accidentes cerebrovasculares la primera causa de morbilidad.

Otra de las consecuencias de la contaminación del suelo es la alteración de los ciclos biogeoquímicos, que incluyen la generación de carbono y oxígeno, imprescindibles para el equilibrio vital.

La degradación paisajística y la desvalorización del suelo conllevan la infertilidad del terreno por pérdida de nutrientes esenciales, deforestaciones, erosiones, desertizaciones, inundaciones y la contaminación del aire y de los recursos acuáticos. Con la contaminación de los mantos freáticos, amenazamos el 97 % del volumen de agua dulce de la Tierra.

Conclusión

En este alarmante contexto, debemos aplicar urgentemente medidas de prevención y de actuación con metodologías de descontaminación del suelo y remediaciones efectivas junto con un estricto establecimiento de responsabilidades. Industria, consumidores y administraciones deben fomentar la actuación racional para limitar las consecuencias de la contaminación del suelo y minimizar sus efectos degradantes sobre el medio.

Los residuos contaminantes más peligrosos para el medioambiente

Los residuos contaminantes más peligrosos para el medioambiente

La contaminación ambiental supone un grave riesgo muy generalizado y que nos afecta a todos directamente. Según datos ofrecidos por estudios del 2015, el 16 % de muertes mundiales (esto es más de 9 millones de personas) fue debido a enfermedades relacionadas con esta problemática, siendo el vertido de residuos (tanto al agua como al suelo o a la atmósfera) uno de los principales agentes contaminantes.

Por su volumen de vertido y peligros asociados destacan los siguientes residuos:

Metales pesados

Son bioacumulativos y no se degradan. El mercurio, por citar uno de los principales, es un neurotóxico letal en estado vaporizado y, asociado a las aguas, resulta muy difícil de eliminar. Otros metales altamente peligrosos son el cadmio, el arsénico y el plomo, que proceden de explotaciones industriales como la minería, la extracción de oro y cualquier actividad química.

Gases

No podemos considerar estos gases residuales como tóxicos per se, pero su vertido masivo mundial causa estragos tan alarmantes como el fenómeno del calentamiento global, formaciones de ozono en el suelo, el esmog urbano o las lluvias ácidas que perjudican las propiedades del suelo.

Compuestos orgánicos sintéticos

En este grupo incluimos residuos asociados a la industria del petróleo o a las actividades que incorporan plaguicidas y que son tóxicos, bioacumulativos y extremadamente volátiles. Algunos de estos contaminantes acidifican el pH del suelo y lo inutilizan, como los hidrocarburos, mientras que otros contaminan el aire gravemente, destruyen la capa de ozono y producen efectos cancerígenos.

Los estudios concluyen

En definitiva, este no es un problema que podamos contemplar de lejos sin ser parte activa de la gestión sostenible de residuos. Se ha de recurrir a empresas especializadas que dispongan de los conocimientos, técnicos cualificados y herramientas para la remediación de suelos o descontaminaciones diversas. Sin embargo, también se trata de una cuestión social en la que una correcta concienciación resulta imprescindible para abrir caminos de prevención.